Ecuador, 19 de Mayo de 2024
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

Isabel Robalino, integrante de la Comisión Anticorrupción

Isabel Robalino, la mujer que pasó por encima del machismo

Isabel Robalino, la mujer que pasó por encima del machismo
Marco Salgado / EL TELÉGRAFO
05 de agosto de 2018 - 00:00 - Carla Maldonado

Vive en el convento de Santo Domingo. Manejaba su propio automóvil hasta los 91 años, pero un día cruzaba una calle del Centro Histórico, se cayó y no pudo caminar más. Desde entonces está en una silla de ruedas. Pero aún participa en protestas y manifestaciones.

Isabel Robalino, doctora en Jurisprudencia e integrante de la Comisión  Anticorrupción, fue la primera concejala y senadora del país. Ella, que abrió el camino a las feministas locales,  habló con EL TELÉGRAFO sobre su vida y su trabajo en esa comisión.

Usted fue la primera mujer en graduarse de la carrera de leyes en la Universidad Central. ¿Era   difícil que una mujer tuviera acceso?

Lo difícil era el trabajo. Había una cultura machista que interfería en la búsqueda de empleo en profesiones liberales, como es el Derecho.

Además, fue la primera concejala de Quito.

Hasta cierto punto. Estuve candidatizada para concejala y aprovecharon mi ausencia en Quito para tratar de captar mi puesto. De manera que fui concejala pero no principal, sino suplente. Yo no tenía ninguna organización política. Fui en representación funcional, como representante de los trabajadores de la Sierra.

Usted dirigió personalmente la toma del Palacio de Gobierno contra la dictadura del general Carlos Mancheno, en 1947.

Un grupo de jóvenes estuvimos interesados en la política del servicio al país y buscamos organizarnos con esa perspectiva. Allí estuve, pero fue una presencia de todo el pueblo. No puede individualizarse porque estábamos en contra del Gobierno, que cayó. Era de extrema derecha y de ningún modo apoyó a las clases de los trabajadores.

En 1968 también se convirtió en la primera mujer senadora de la historia del país. ¿Sintió el machismo en el Parlamento?

Fui senadora como fruto de una alianza de varias centrales sindicales.

Los recuerdos son positivos, no había resistencia entre los colegas ni en el trabajo.

Ha sido pionera y protagonista.  Abrió el camino a las mujeres. ¿Se considera feminista?

No, pero hay solidaridad por el sexo y un deseo de ayudar a las otras mujeres a tener el sitio que les corresponde en la sociedad. Recuerdo una intervención mía en la Legislatura, pedí que el voto de la mujer fuera obligatorio. En esos años, la presencia femenina era restringida, pero logré que se igualara a la de los hombres.

Usted fundó la Central de Trabajadores Católicos de Ecuador (Cedoc) y fue promotora del Frente Unitario de  Trabajadores (FUT) y creó más de 3.000 sindicatos. ¿Por qué estuvo al lado de los sindicatos?

Porque es un sector que no tiene el suficiente apoyo y requiere soporte en otros niveles sociales. También por la necesidad de buscar un conglomerado justo.

Fue profesora de Derecho de la Universidad Central y de la Católica. ¿Qué experiencia tuvo en la cátedra?

Fui profesora de la Universidad Católica  alrededor de 20 años. Me fue bastante bien y tengo recuerdos gratos. Hubiera querido ser docente por más tiempo en la Universidad Central, pero algunas condiciones ideológicas de tendencias de extrema izquierda impidieron que se cumpliera ese deseo.

¿Por qué hasta hoy sale a las calles a protestas de los trabajadores y de otras causas?

Salgo para expresar la solidaridad con la clase trabajadora y sus justas aspiraciones. Hay varias de ellas que no se cumplen hasta hoy. Por ejemplo, el mismo derecho del trabajo que necesita mayor atención.

También es integrante de la Academia de Historia. ¿Por qué siempre está tan activa?

Bueno, este camino para llegar a la justicia requiere de contactos y presencia en varios aspectos. Varios colegas me impulsaron para llegar a esa academia, que fue una de las preocupaciones básicas de mi padre. Él escribió sobre el último siglo y a mí me interesó la promoción de los estudios históricos para comparar las diversas etapas. Además, creé el Instituto Ecuatoriano para el Desarrollo Social y trabajamos para difundir nuestro pensamiento.

Usted es integrante de la Comisión Anticorrupción. ¿Qué piensa de todo lo que nos dejó el gobierno de Rafael Correa?

Es una corrupción grande y muy perjudicial para el país. Esos fondos tenían que usarse para proyectos de desarrollo, no para que se enriquezcan y se llenen los bolsillos unos cuantos. 

¿Se puede recuperar el dinero o los bienes?

La posibilidad de recuperar el dinero es un deseo general, pero es difícil conseguirlo. Las personas que se enriquecieron lo ocultaron muy bien.

¿El ex presidente Correa abusó del poder?

Sí, tuvo un carácter fascistoide por la absorción del poder en una sola persona.

¿Piensa retirarse?

Sigo trabajando. Creo que continuar con mis tareas me mantiene viva. Actualmente trabajo en la tercera edición de mi libro sobre el sindicalismo en Ecuador. Es un estudio desde la época  precolombina hasta nuestros días de cómo ha sido la confrontación entre nuestras diferentes organizaciones, el Estado y otras. (I)   

Contenido externo patrocinado

Ecuador TV

En vivo

Pública FM

Noticias relacionadas

Social media