Florinella Muñoz, rectora de la Escuela Politécnica Nacional (EPN)

"Hoy se valora más el rol que la mujer puede desempeñar"

- 18 de diciembre de 2018 - 00:00
Foto: Álvaro Pérez / EL TELÉGRAFO

Ella es la primera autoridad femenina que conducirá, por cinco años, los destinos de la EPN. En esta universidad predomina la presencia masculina tanto en las cátedras como en estudiantado.

De madre italiana (+) y padre ibarreño, la quiteña Florinella Muñoz es la primera mujer en la historia de la Escuela Politécnica Nacional (EPN), en dirigir la institución desde el rectorado.

Salvo los cuatro años que estuvo en Alemania, donde cursó su doctorado en Ciencias Naturales con especialización en Química de Radiación, el resto de su vida lo ha desarrollado por completo en el campus politécnico del centro-norte de Quito.

Fue profesora titular, jefa del Departamento de Ciencias Nucleares, directora de investigación, representante principal de los docentes en el Consejo Politécnico y hoy ya es su máxima autoridad.

Por ello hablar de la “Poli” la emociona, sus ojos brillan al mencionar que quiere hacer de esta institución la mejor del país y quizás también del continente.

Ella quiso ser arquitecta, pero el destino la llevó a ingresar a la EPN, donde encontró su vocación química en los cursos enteramente masculinos.

“Éramos tres mujeres estudiantes en un curso de 60; no podíamos pasar a la pizarra sin que se den silbidos, pero se acostumbraron a vernos como parte del paisaje en el transcurso del tiempo”.

¿Es un desafío ser la primera mujer en dirigir este centro mayoritariamente de hombres?

Es algo histórico y refleja lo que pasa en el medio externo, donde se valora cada vez más el rol que la mujer puede desempeñar en distintos ámbitos de la vida.  Por eso quiero destacar que nuestra lista tiene otra mujer (Alexandra Alvarado) que es la nueva vicerrectora de investigación y proyección social con lo que se rompe ciertos estereotipos marcados en el pasado. Haber incluido a Alexandra nos da la oportunidad de tener la experiencia del trabajo que se hace en uno de los centros más icónicos de la Politécnica como es el Instituto Geofísico, del que fue su directora.

¿Cuál es el mayor problema que al momento tiene la EPN?

Como todo el sector público, el grave problema está en el excesivo trámite burocrático y hay que buscar la forma de ser más ágiles, porque eso a veces obstaculiza la cercanía con los sectores productivos y privados.

¿Qué aspectos del plan de trabajo deben ejecutarse con más celeridad?

La simplificación de trámites y procesos administrativos que a veces nos agobian y no nos permiten avanzar más rápido. Además mirar el tema del presupuesto para tener la seguridad de contar con los fondos que nos corresponde y definir algunos temas educativos en el área docente. De igual forma es prioridad trabajar en los temas de autogestión. 

¿Han existido casos de acoso sexual dentro de la EPN?

Sí han existido algunos casos y eso hay que desterrarlo de raíz. Este tipo de “costumbres” hacen tanto daño a hombres como a mujeres. Nuestra gestión será radical.

¿Cuál es su mayor reto?

Cumplir las propuestas de campaña, ya que existe una gran responsabilidad de llevar adelante esta universidad, la mejor del país, con una gestión organizada y planificada. Estamos marcando un hito histórico en la EPN y eso tiene que ligarse a una construcción positiva de nuestro plan en todos los temas propuestos.

¿La experiencia técnica de la EPN puede ayudar al desarrollo de la sociedad?

La universidad debe ser un actor estratégico en las decisiones estatales y a la que le consulten las partes técnicas. Que sirva de guía para que haya una toma de decisiones en la matriz productiva, energética y en temas ambientales (manejo de residuos sólidos). Podemos asesorar en cómo cambiamos nuestra dependencia petrolera para dar valor a los productos agrícolas y que sirvan para posicionarnos en nuevos mercados. Aquello al margen de lo que ocurra con el petróleo y tengamos otras fuentes de productividad industrial que nos permitan mantener la economía.  Ese tipo de propuestas deben salir desde la academia, aunque no van a ser un cambio de la noche a la mañana.

¿El nivel de repitencia escolar es alto en la EPN?

Creo que vienen buenos alumnos, pero el problema es que no estamos ligados a la educación media y vemos que los estudiantes no están preparados para entrar a la universidad y es este estamento el que debe  retroalimentar a la educación media para que tenga una mejor preparación. Por estas circunstancias, nuestro nivel de repitencia es alto y también porque tenemos un nivel de exigencia elevado que se debe analizar, porque las generaciones van cambiando y hay que saber de qué manera llego a la juventud que hoy tiene diferente forma de aprender.

¿Se ha pensado en reformas curriculares y nuevas carreras?

Una de nuestras ideas es trabajar en temas de innovación, introducir algunas modificaciones y -dependiendo de los estudios de mercado- ser promotores de nuevas carreras. Pensamos que podría ser una ingeniería en Farmacéutica que no existe en el país o una carrera relacionada a la biología, pero desde un punto de vista ambiental (ecosistémica), pues nuestra nación tiene una megabiodiversidad que debe ser protegida. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: