El festival de afros y rizos se realizó en el Forestal

- 30 de agosto de 2018 - 00:00
Las organizadoras del evento prometieron a los asistentes llevar este evento a ciudades como Quito y Esmeraldas. En Guayaquil por segundo año tuvo aceptación.
Fotos: Tatiana Estacio

Peinados exuberantes en su forma natural, unos grandes y otros pequeños se apreciaron en esta actividad que rescata parte de la identidad afroecuatoriana.

El  domingo 19 de agosto se reunieron decenas de personas para formar parte del “Curly Fest”. La actividad que se realizó en el Parque Forestal, en el sur de Guayaquil, fue realizada por tres blogueras con la misma afinidad por los rizos: Yulia de Carriel (Amo mis rizos), María José Marín de Rodríguez (Rizos Coconut) y Miriam Orejuela Corozo (Yo acepto mi cabello).

Ellas por segunda ocasión consecutiva realizaron este festival. Yulia de Carriel, una de las organizadoras, comentó que esta práctica tuvo gran acogida desde el año pasado.

“La idea nació porque el número de seguidoras se acrecentó y nos pedían consejos y tips. Pensamos hacer una charla y terminamos en un festival con invitados, patrocinadores y expositores. De esa manera brindamos no solo asesoría sino motivación. Muchas personas afro dejaron de ver al alisado o planchado del cabello como la primera opción de cambio”.

Yulia, quien de 11:00 a 16:00 estuvo con más de 30 expositores del área de salud, belleza y moda, se dedicó a dar una charla sobre el cuidado del cabello; habló sobre los aceites naturales, cremas, gorros de satín y turbantes. Además ofrecieron un desfile de moda con estilos que combinan con el cabello afro.

El objetivo del evento fue motivar a los afrodescendientes a utilizar su cabello de forma natural sin tener que acudir a un alisado permanente para ser aceptados.

Paola Godoy, diseñadora de moda con 15 años de experiencia y dueña de la marca que lleva su nombre y que tiene en el mercado la línea de ropa “África mía”, participó con un stand de variedades donde destacaron sus coloridos turbantes.

“Queremos proyectar la aceptación de nuestro cabello natural, dejar atrás la idea arraigada de que somos víctimas del racismo”.

“Una de las formas de combatirlo es la aceptación, educación y respeto. Si amamos nuestra etnia, nuestro cabello, será muy difícil que alguien nos haga cambiar de parecer. Trabajamos en conjunto para perpetuar nuestra cultura”.

Entre los asistentes a la exposición hubo mujeres que aún utilizaban pelos sintéticos, trenzas y alisados. Ellas aseguraron que el cambio a lo natural es difícil por la discriminación que existe hacia el cabello rizado.

Estilo de hombres

Elvis López, de 22 años, llegó con un peinado afro que tiene al menos 10 centímetros de largo y que cubre su frente y parte de sus ojos. Cuenta que dejó crecer su melena apenas salió del colegio, que por normas generales de la institución no se lo permitía.

Ahora es bailarín, ha aparecido en algunos programas de televisión y dice sentir a diario en las calles el 80% de discriminación en su mayoría de hombres que le ponen apodos y malinterpretan su estilo. “Las personas encasillan a los demás por llevar de una forma natural la cabellera”.

David Cuesta, fotógrafo y diseñador gráfico, asistió al evento para conocer las diferentes texturas y matices. Quedó cautivado por los cuerpos que resaltaban su silueta con una melena espesa, “estar aquí es sentirme en los años 80 cuando mujeres y hombres lucían sus afros”.

“Las expectativas del Curly Fest se cumplieron”, dijo María José Marín, de Rizos Coconut. Ella anunció al final de la actividad que con este evento espera visitar ciudades como Quito y Esmeraldas.

“Buscamos que hombres y mujeres afros se sientan orgullosos de sus cabelleras, porque es parte de la identidad de su raza”. (I)

Durante el evento se apreciaron diversidad de arreglos que resaltan la belleza de la mujer afroecuatoriana.Durante el evento se apreciaron diversidad de arreglos que resaltan la belleza de la mujer afroecuatoriana.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: