En Ecuador se destina $ 4,1 millones en vacacionar

- 28 de julio de 2019 - 00:00
El Parque Histórico de Guayaquil es uno de los sitios más visitados por los turistas nacionales y extranjeros que llegan a Ecuador. Este atractivo turístico combina el avistamiento de animales con una caminata por senderos ecológicos.
Foto: José Morán / El Telégrafo

Las temporadas de descanso siempre demandan gastos y para que no afecten el presupuesto mensual de cada hogar, los expertos recomiendan contar con un fondo de ahorro fijo y una planificación adecuada que incluya los gastos de movilización, alimentación, hospedaje y de imprevistos. Datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) indican que las familias destinan hasta cerca de $ 2,7 millones para cancelar paquetes turísticos en el exterior.

Es verano, los niños y los adolescentes del régimen Sierra-Amazonía terminaron su ciclo escolar y disfrutan de sus vacaciones. Durante este tiempo, quienes laboran en los sectores público y privado y tienen hijos, optan por tomar sus días libres para disfrutarlos en familia.  

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) indican que, en promedio, los hogares ecuatorianos gastan alrededor de $4’185.421,60 en paquetes turísticos (nacionales e internacionales).

Si la opción vacacional es viajar al exterior el gasto llega a $2’731.622, que incluye pasajes aéreos, alimentación (tres comidas diarias) y estadía.

Cuando las familias hacen turismo nacional necesitan cerca de $1’083.952 para disfrutar de las vacaciones con “todo incluido”.
La economista Gladys Garrido sostiene que es indispensable que las familias administren sus finanzas correctamente. ¿Cómo?

Uno de los consejos que da es la planificación anual de los días de descanso, el destino, los gastos de hospedaje, alimentación, transporte y compra de recuerdos para familiares o amigos.

Después de tener claro el monto que se necesita para vacacionar, se debe dividir para 12 meses. Así se podrá establecer una cuota mensual de ahorro para cuando llegue el momento.

Es vital tener una cuenta de ahorro, a la cual se destine un monto fijo mensual para cualquier emergencia. Cuando se planifica un viaje se debe incrementar el ahorro fijo.

Con esto coincide Andrea Merino, jefa de proyectos de Fundación Crisfe, entidad que trabaja en educación financiera. Ella sostiene que el tiempo de descanso debe ser financiado con el ahorro y no con endeudamiento, pues este se convertirá en un estrés a corto plazo.

Aunque no todas las personas pueden irse de vacaciones con el 100% del dinero ahorrado, el consejo es que el porcentaje de la deuda no pase del 50% de lo presupuestado para este tipo de actividades.

En caso de optar por un viaje, dentro o fuera del país, es necesario revisar el presupuesto que se maneja e incluir valores de movilización terrestre o aérea, hospedaje, alimentación, actividades de recreación, productos de cuidado personal, recuerdos, trámite de documentos: visas, seguros.

Las expertas recomiendan tener un monto específico para imprevistos y “gustitos” durante el viaje. Pero ¿qué pasa cuando la familia no tuvo la precaución de ahorrar? Se puede planificar el viaje tratando de establecer un total de gasto (recurso del que se disponga) e invertirlo de la mejor manera. Para ello se pueden elegir ofertas económicas.

Garrido recomienda que el o la jefa de hogar debe darse un tiempo, previo, para investigar sobre el sitio al que quiere viajar con su familia.    

En la actualidad, internet brinda información variada sobre destinos y precios que se acomodan a la economía de las personas. Hacer las reservas necesarias es clave, de lo contrario, cuando se llega sin reserva y hay poca oferta de servicios, se termina pagando más de lo que realmente cuesta.

Por otro lado, las familias con niños y adolescentes tienen la alternativa de inscribir a los chicos en campamentos o talleres vacacionales. Para elegir el lugar perfecto se debe identificar sus gustos y preferencias, el siguiente paso es la evaluación del presupuesto para seleccionar la mejor opción. En los campamentos los menores pueden compartir aventuras con chicos de su misma edad y así fortalecer su desarrollo.

Finalmente, si el presupuesto es reducido la opción es permanecer en la ciudad y visitar parques, balnearios, museos, volcanes, lagunas, iglesias, entre otros.

Los mejores momentos no requieren de grandes inversiones económicas, sino de una buena actitud para disfrutarlos. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo