Exoneración de impuestos en Guayaquil promueve la reactivación económica

- 01 de septiembre de 2020 - 21:27
LA Network

Una iniciativa que puede y debería replicarse en otras ciudades es lo que Juan Carlos Díaz-Granados, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de Guayaquil piensa sobre la decisión del cabildo porteño de exonerar de impuestos para incentivar la recuperación económica de la ciudad. La alcaldesa Cynthia Viteri indicó que se rebajará el 50% de todos los impuestos municipales para cualquier inversión nueva o que esté en marcha por un plazo de diez años y que se eliminarán tasas que se cobran a restaurantes y hoteles por este y el próximo año.

“Si bajan los impuestos, los productos y servicios nos cuentan menos a los consumidores, por ende las tiendas van a poder vender más, van a tributar más y van a contratar a más empleados para poder manejar este volumen de ventas” este es el efecto de la medida, según explicó Díaz-Granados.

Todas estas exoneraciones suman al menos 11 millones anuales que no percibirá el Municipio de Guayaquil, pero para Holbach Muñetón, presidente de la Federación de Cámaras de Turismo del Ecuador, el efecto de estos incentivos tributarios será palpable en todos los sectores productivos. Del lado empresarial, dijo, hay que pensar en estrategias complementarias “debemos bajar los precios porque la situación es complicada y no somos competitivos”.

En Guayaquil un problema que debe atenderse es la informalidad. Desde la Cámara de Comercio de la ciudad la alternativa sería disminuir la tramitología para que más negocios puedan activarse de manera legal. “Si usted le pregunta a cualquier comerciante informal en la calle si quiere ser legal le va a decir que sí. Si le pregunta que por qué no lo es, dirá que en Ecuador esto es muy difícil”, aseguró Juan Carlos Díaz-Granados.

El empresario también considera necesario que la Asamblea Nacional analice reformas a las normativas laborales vigentes, unas que propendan a la flexibilización laboral pero con seguridad jurídica. “Por ejemplo la ampliación del período de prueba a ciento ochenta días, la reducción del 35% de recaudación a los contratos eventuales; la idea es darle una oportunidad a aquellas personas que no tienen trabajo para que puedan demostrar su talento en la empresa privada”.

Muñetón va más allá, para él la estrategia es la sinergia. Cree que el sector público y el privado deben sumar esfuerzos para alcanzar una verdadera recuperación económica. “Ecuador es uno solo. No solo Guayaquil debe reactivarse, sino Quito y todas las ciudades que puedan”.

Los dos consultados coinciden en que mientras no haya liquidez; las exoneraciones, los incentivos y los períodos de gracia pueden fortalecer poco a poco al tejido empresarial privado, que genera 9 de cada diez empleos en el Ecuador. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP