Mascotas

La colonia felina de un parque fue operada

- 02 de agosto de 2018 - 20:30
En el parque lineal de la Kennedy Norte hay una colonia felina que se reproducía sin control. Activistas aplicaron el método CES (captura, esterilización y suelta).
Foto: Juan Carlos Holguín / El Telégrafo

Son gatos dóciles, muchos de ellos acostumbrados a la presencia de las personas. Por eso, si alguien se acerca, algunos siguen durmiendo mientras otros permiten que los acaricien.

Tienen sus casitas en el parque lineal de la ciudadela Kennedy Norte, en el norte de Guayaquil. Ahí, personas caritativas les hicieron un sitio para guarecerse y los visitantes, en ocasiones, les dejan comida, pues disfrutan ver a estos felinos salir del manglar o bajar de los árboles cuando escuchan que les llevan alimento.

Sin embargo, como en muchas colonias felinas, la reproducción indiscriminada era un problema. Por ello la fundación Refugio Mi Kasita aplicó el método CES (captura, esterilización y suelta), que se está utilizando en diferentes países para el control de colonias ferales. Aquí se captura al gato, se lo esteriliza y luego se lo libera en el mismo hábitat donde estaba.

Los miembros de Mi Kasita conocieron la problemática del parque lineal porque empezaron a ir con sus animales rescatados, para aprovechar el parque canino que el Municipio de Guayaquil construyó. “Hacemos una vez al mes la iniciativa ‘El paseo de los rescatados’. Los voluntarios se llevan a pasear a los perros que están sanos. Lo hacemos en el Parque Samanes y ahora en el parque lineal”, comentó María Teresa Puig, presidenta de la fundación.

Según ella, su primera visita fue en enero y observaron, además de las casitas de los gatos, unos letreros que decían “Déjame vivir, no me dañes mi casita”.

En el parque lineal de la Kennedy Norte hay una colonia felina que se reproducía sin control. Activistas aplicaron el método CES (captura, esterilización y suelta).

Se pusieron en contacto con los protectores de los felinos y se enteraron de que no estaban esterilizados. “Armamos un plan para entrar con jaulas trampa, pues al ser gatos de calle es muy difícil rescatarlos a mano limpia. Así fuimos poco a poco cogiéndolos, los llevamos al veterinario, se les revisó su estado de salud y, si estaban bien, se procedía a la cirugía. Además, antes de liberarlos se les puso la vacuna triple felina”, manifestó Puig.

Fueron operados cerca de 40 felinos. La fundación publicó en redes sociales su labor y ya les han escrito para pedirles ayuda con colonias en toda la ciudad. “Hay lugares donde la gente se desespera al ver que se reproducen los gatos y el camino más fácil es darles veneno. Pero hay muchas formas de trabajar con las colonias felinas. La gente debe unirse y buscar ayuda. Por ejemplo, cada vecino puede contribuir con $ 5 para hacer esterilizar a los gatos”.

Puig destacó los beneficios de mantener una colonia de gatos controlada. “Serán cazadores de ratones, insectos y alimañas”. Además, indicó que planean intervenir otros parques de Guayaquil. Quien desee contactar a la fundación puede hacerlo a través de su página en Facebook (Mi Kasita Refugio) e Instagram (mikasitarefugioanimal). (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: