Alemania se plantea uso de aviones militares para repatriar a los migrantes

Eslovenia colapsa por avalancha de refugiados

Alemania se plantea uso de aviones militares para repatriar a los migrantes
22 de octubre de 2015 00:00

La situación de miles de inmigrantes y refugiados que están llegando a los países de los Balcanes empeora por momentos. Ayer, un incendio quemó la mitad de las tiendas de campaña del centro de acogida de Brezice, una localidad eslovena cerca de la frontera con Croacia.

Según medios locales, el fuego pudo haber sido provocado por los propios refugiados como forma de protesta y para exigir que les dejen abandonar el campo y continuar su camino. Otras fuentes citadas, en cambio, indican que el incendio fue accidental y se originó en una de las fogatas que los refugiados encendieron para combatir el frío. Los bomberos acudieron al lugar y no se reportaron posibles víctimas.

Unas 3.000 personas esperan en Brezice para continuar su viaje hacia Europa Occidental, según informa el diario Delo.

La UE se reunirá

La Unión Europea anunció ayer que celebrará el domingo una minicumbre sobre la crisis de los refugiados que afluyen hacia Europa por el oeste de los Balcanes, donde Eslovenia trata de lidiar con la llegada de miles de personas.

Los jefes de Estado o de gobierno de Austria, Bulgaria, Croacia, Alemania, Grecia, Hungría, Rumanía y Eslovenia se reunirán con sus homólogos de Macedonia y Serbia (estos dos últimos no pertenecen a la UE), dijo el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

“A la luz de la situación de urgencia en los países que se hallan en la ruta migratoria de los Balcanes occidentales, es necesaria una mayor cooperación, consultas más profundas y acciones operativas inmediatas”, indicó Juncker.

“Tenemos que aportar una respuesta a uno de los Estados miembros más pequeños de la UE, Eslovenia, que enfrenta problemas enormes (...) casi existenciales”, puntualizó.

Europa lleva semanas intentando hallar una respuesta común para frenar la mayor crisis de refugiados desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Más de 600.000 migrantes, muchos de los cuales huyen de la violencia en Siria, Irak y Afganistán, emprendieron un viaje lleno de obstáculos hacia Europa en lo que va del año, según la ONU.

El objetivo de la mayoría de las personas que pasan por los Balcanes es llegar a Alemania, la mayor economía de la UE, que prevé acoger a un millón de demandantes de asilo este año.

Desde el pasado sábado, cuando Hungría decidió cerrar su frontera con Croacia, más de 21.450 migrantes llegaron a Eslovenia, un país de dos millones de habitantes.

El primer ministro esloveno, Miro Cerar, pidió ayer a Bruselas ayuda de la policía de otros países de la UE y material adicional para sus propios agentes.

El Parlamento esloveno también cambió ayer una ley para permitir que sus soldados puedan vigilar, junto a la policía, la frontera de 670 kilómetros con Croacia.

La UE cerró en septiembre un difícil y controvertido acuerdo sobre el reparto entre sus miembros de 120.000 refugiados sirios, iraquíes y eritreos, que llegaron desde finales de agosto a Grecia e Italia.

En este contexto, Alemania se plantea utilizar aviones militares para expulsar a los migrantes que no cumplan los requisitos para obtener el estatuto de refugiados y los partidos conservadores de países de la Unión Europea llamaron ayer en Madrid a reforzar sus fronteras exteriores para controlar un flujo de migrantes que podría “desestabilizar” regiones y países de la UE.

“No podemos seguir aceptando millones y millones que no sabríamos gestionar y que, además, desestabilizarían muchos países y regiones”, declaró el legislador Joseph Daul. (I)

DATOS

De los 643.000 refugiados que accedieron a Europa por vía marítima desde inicios de año, más de 500.000 lo hicieron a través de Grecia, según cifras publicadas este martes por la ONU.  

El destino final para muchos de los refugiados, Alemania, demostró el lunes la división que provoca la cuestión migratoria y que debilita al gobierno de Merkel, con la congregación de 20.000 personas en Dresde (este) para celebrar el primer aniversario del movimiento islamófobo Pegida, que lidera el descontento por la llegada de refugiados a Alemania. (I)

Contenido externo patrocinado