La emergencia sanitaria supone un desafío para el aprendizaje de los niños

- 08 de abril de 2020 - 13:31
UNICEF trabaja con el Ministerio de Educación para adaptar los planes de educación a los diferentes contextos de la niñez y adolescencia en el país.

Debido a la emergencia sanitaria por la pandemia por el covid-19, el cierre de las escuelas ha afectado a 1.370 millones de estudiantes a nivel mundial. En Ecuador, son 4.6 millones.

Dentro de este contexto, los niños, niñas y adolescentes se enfrentan al desafío de continuar  aprendiendo. En Ecuador, solo el 37% de los hogares tiene acceso a internet, lo que significa que 6 de cada 10 niños no pueden continuar sus estudios a través de plataformas digitales, ante la emergencia.

La situación es más grave para los niños de zonas rurales, solo el 16% de los hogares tiene internet.

Unicef trabaja con el Ministerio de Educación para que los niños que no tienen acceso a internet accedan a contenidos educativos de calidad a través de la radio y la televisión.

Para ello, se está recopilando material educativo de todo el mundo y produciendo contenido a nivel nacional, como parte de la adaptación del currículo a emergencias.

El objetivo es contar con la mayor diversidad de programas y que estos sean transmitidos por las radios y televisoras tanto comunitarias, como públicas y a través de la franja Educa TV.

Para Unicef es crucial que cada niño continúe aprendiendo, pero también alerta que el estrés y la ansiedad de los niños debido al confinamiento puede aumentar aún más si los niños asumen demasiadas cargas académicas, independientemente el medio que estén utilizando para estudiar.

“En estos momentos de incertidumbre, el bienestar del niño y su salud mental deben estar por encima de la continuidad del plan curricular o las calificaciones. Sin ello no habrá un verdadero aprendizaje”, afirma Joaquín González-Alemán, representante de Unicef Ecuador.

Unicef recomienda a las familias, en la medida de lo posible, promover el juego, la lectura, el arte y el movimiento, ya que estas actividades contribuyen al aprendizaje de los niños. A través de estas actividades y la rutina diaria, es importante que los padres conecten con sus hijos, los escuchen y les den mucho cariño, de esta manera, se los protege del impacto secundario del virus. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP