"La Bella de París", una joya arquitectónica de Oña

- 21 de febrero de 2019 - 00:00
La casona, conocida como “La Bella de París”, está situada en el barrio San Francisco. Actualmente está convertida en un centro intercultural intercomunitario que es manejado por la Municipalidad.
Foto: Fernando Machado

La edificación actualmente es un centro intercultural comunitario. La casa azuaya, que sirvió como descanso, tendría entre 150 y 200 años de antigüedad.

Unas calles estrechas y románticas de Oña conducen hasta una vivienda que es considerada ícono de esta pequeña urbe azuaya. Se trata de la casa “La Bella de París”, considerada como una joya de la arquitectura.

La casona posee una estructura de dos pisos -con cuartos espaciosos- y un patio lo suficientemente grande para albergar a todos los que lleguen.

En la parte frontal, un canal de agua forma parte de la elegancia de esta casa, que fue construida en el siglo pasado por la familia Merizalde-Ordóñez.

Hoy en día este inmueble se ha convertido en un centro intercultural comunitario.

Según John Ullauri, promotor cultural del Municipio de Oña, el actual nombre lo adquirió cuando llegaron pintores desde Cuenca a esta vivienda y plasmaron varios dibujos que hasta ahora se mantienen en sus paredes.

“Se cree que esta casa debe tener entre 150 y 200 años”, dijo el funcionario, quien explicó que en un inicio la vivienda sirvió de herrería y de posada para el descanso de los transeúntes que arribaban desde el norte o desde la Amazonía.

Según Ullauri, las primeras hipótesis señalan que fue construida en 1900 por Agustín Carrión, un nativo de la zona que no dejó descendencia.

En Oña estuvo abandonada hasta 2002, cuando fue adquirida por el Municipio.

En abril de 2007 arrancó la primera fase del proyecto que recuperó la cubierta destruida. Pero fue en mayo de 2008 cuando comenzaron los trabajos de restauración.

La espera se produjo porque el proceso requería de un estudio y diseño, que fue elaborado por Fausto Cardoso, profesor de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Cuenca.

Para el catedrático, lo más complicado del trabajo fue mantener el color original de las pinturas y detalles de las paredes de la fachada y del interior.

“La historia señala que por este sector también pasaron los libertadores, uno de ellos fue Simón Bolívar”, afirma John Ullauri. Hoy la casa es de propiedad de la Municipalidad de Oña.

Otras casas viejas
Unos metros más abajo está la vivienda de Pedro Solano, construida el 30 de enero de 1916. La casa no ha recibido tratamiento y se encuentra en malas condiciones.

“Es importante que las autoridades tomen en consideración esta situación porque es parte del Patrimonio de Oña”, indicó Vinicio Jaramillo, habitante y guía del lugar.

Este cantón azuayo registra una temperatura promedio de 15 °C con una estación de lluvias, entre enero y mayo, con mayor fuerza.

Su suelo es bastante accidentado y va desde los 1.000 hasta los 4.000 msnm, por lo que presenta una diversidad de pisos climáticos como páramos y bosques secundarios en las partes altas, hasta pequeños valles en las zonas bajas.

Tras recorrer la casa “La Bella de París”, los turistas no dejan de visitar la vivienda de las Hermanitas Alvarado, cinco mujeres, todas fallecidas y quienes disponían de un restaurante, considerado para muchos el mejor del sur.  

San Felipe de Oña fue proclamado como cantón el 10 de mayo de 1991. El nombre de Oña proviene de una villa española que pertenece a la provincia de Burgos.

Este sector se caracteriza también por su tequila artesanal. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: