Doménica Menessini: “Todos los días siento las miradas”

- 01 de julio de 2018 - 00:00
Doménica Menessini, actriz, estudió teatro en Guayaquil.
Foto: Miguel Castro / EL TELÉGRAFO

Ella habló de su niñez y de sus sentimientos encontrados. En su adolescencia estuvo rodeada del cuidado de sus amigas del colegio. Hizo el primer año de leyes en la Universidad Católica pero dejó de estudiar y se fue a Quito por 9 meses. Regresó a Guayaquil y estudió teatro, hoy está en la TV.

Es una actriz transexual en una serie de televisión y está contenta de abrir camino a otras que sigan su ejemplo. Tiene 27 años y nació en Guayaquil con el nombre de Daniel. Ella conversó con este Diario sobre las diversidades sexuales en Ecuador a propósito del Día Internacional del Orgullo LGBTI (lesbianas, gais, bisexuales y transexuales).

¿Cómo fue su niñez?

Fue muy bonita, la pasé bien en la casa, siempre estuve llena de amor y mis padres se aseguraron de que tuviéramos todo. Pero en la escuela pasé un poco mal porque me discriminaban mucho. Era un niño muy amanerado y muy femenino. Mi personalidad era muy delicada y sumisa. Llamaba la atención a los niños que eran todo lo contrario: les gustaba el deporte extremo y estar sucios. Yo no disfrutaba de eso. A mí me gustaba estar sentada con mis amigas hablando del sol. Fue una etapa dura para mí.

¿Cómo se dio cuenta de que era diferente a los otros niños?

Desde siempre, me sentía distinta, pero no sabía cómo llamarlo y no había un nombre para especificar ese sentimiento. Nadie lo entendía, yo era la única persona así en todo mi entorno. Era un niño que quería ser una niña y estaba muy confundida. No sabía a quién acudir. No sabía lo que era, era un niño, pero con el sueño de ponerme un vestido de una niña.

¿Cómo vivió su adolescencia?

En la adolescencia cambié. Ya me sentía más segura e hice amistades importantes. Ellos me decían que estaba bien y que no tenía que cambiar. Mi familia se hizo al dolor y aceptó que era gay. Era lo más fácil para ellos.

¿Qué pasó en la universidad?

Quise estudiar leyes por consejo de mi papá. Hice el preuniversitario en la Católica, pero al año sentí la necesidad de hacer mi transición y ya tenía información de los transexuales. Pensé que sería difícil hacer eso si era abogada, peor en la Católica, que es muy católica. Dejé de estudiar y me fui a vivir a Quito por 9 meses. Allí conocí a muchas chicas lesbianas y a la primera trans en mi vida. Fue como un despertar, todos eran muy parecidos a mí._

¿Cuándo empezó su transición?

Regresé a Guayaquil y me inscribí en el Instituto de Televisión Ecuatoriana. Fueron tres años y descubrí el teatro, luego hice un reality show y poco a poco empecé a trabajar en la televisión.

¿Qué experiencia le impulsó a cambiar de hombre a transexual?

No fue de golpe. En Guayaquil hice teatro drag (hombres vestidos de mujer) en una discoteca alternativa. Allí me vestí con prendas femeninas. Hasta me dejé crecer el cabello, me depilé las cejas... fui formando una estética más femenina.

¿Qué decía su familia al verla?

Como fue de a poco lo aceptaron, pero fue muy difícil. Mi madre lloró cuando me perforé las orejas para ponerme aretes. Había mucha fricción con mi papá y ella trataba de evitar esa situación. Nunca pude hablar con mi padre sobre este tema, sin embargo tratamos de vivir juntos. Con mi hermano no hubo ninguna diferencia. Con mi hermana sí porque mi nuevo estado trans le hacía  ruido. Le afecta a su propia feminidad. Ella tiene un pensamiento retrógrado.

¿Alguna vez su familia le dijo que se avergonzaba de usted?

Tal vez mi hermana.

¿Qué ocurría cuando salía a la calle?

Todos los días siento las miradas. Pero nunca me han molestado tanto. No le presto atención. Al principio quería que me aceptasen como chica, pero ya no me interesa.

¿Cuánto tiempo pasó en esa transformación?

No termina, cambias por dentro y fuera. Tú pones el límite. Me tomé hormonas, cambié todo mi clóset para vestirme de mujer. La gente empezó a tratarme como a una chica.

¿Se puso implantes mamarios?

Me puse senos el año anterior y esperé mucho para hacerlo. No lo hice antes porque no tenía dinero o mi mamá no quería. Es algo que me hace sentir más segura y más linda. La manzana de Adán no me la quitaré porque soy cantante, si lo hiciera podría dañar mis cuerdas vocales.

¿Tuvo dificultades para conseguir trabajo?

Mi ambiente laboral es artístico y hay mucha gente LGBTI. Es duro y más aún cuando eres trans. Los gais obtienen trabajo fácilmente  porque son más aceptados, pero los trans y las lesbianas no. Ser tan visible es un problema para conseguir empleo. Me he sentido muy discriminada. Me han rechazado y he perdido oportunidades, pero también he tenido otras posibilidades. Hoy estoy en una serie de TV y mi personaje es trans. Me gustaría hacer el papel de una mujer.

¿Tiene pareja o está sola?

Estoy sola. Para una mujer trans es difícil conseguir novio. Lo hombres se sienten acosados por la sociedad y por sus familias. No quieren que les encasillen en una orientación y peor aún quedar mal.

¿Cómo educar a las futuras generaciones para que vean que todos somos iguales?

La gente es muy ignorante, no entiende que alguien sea gay, tampoco que un hombre pueda amar a otro. No entienden que eso no lo hace mala persona, un enfermo o un violador. No entienden. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: