La cultura Jama-Coaque inspira a una diseñadora cuencana

- 19 de junio de 2019 - 00:00

El trabajo de alta costura fue hecho todo a mano, con la ayuda de maestros artesanos especializados en tejido y orfebrería. La colección de verano la componen 12 prendas y varias piezas de accesorios tradicionales.

Un estudio de dos años a la cultura Jama Coaque inspiró a la diseñadora cuencana Cecilia Chabla para crear su nueva colección de verano.

La cultura Jama-Coaque tuvo su área de desenvolvimiento en la Costa ecuatoriana,  específicamente entre el Cabo de San Francisco y  Bahía de Caráquez.

Esta aún es un área semiárida, pero siempre contó con una amplia disponibilidad de recursos naturales terrestres y marítimos.

“Cuando la cultura Jama-Coaque hacía la recolección de sus sembríos, este período se caracterizaba por los personajes que tienen pájaros y plumas”, explicó Chabla, creadora de la marca de alta costura AndeanChic.

Es decir, ella tomó como referencia los sellos que caracterizan a esta civilización, así como sus costumbres y tradiciones. La diseñadora trabajó desde hace cinco meses en 12 prendas que evocan la época de la cosecha.

Resaltó que es un trabajo de alta costura hecho todo a mano, con la ayuda de maestros artesanos especializados.

La prenda principal
De esta colección de verano, la pieza principal es un vestido confeccionado en tul de seda, color piel, que da la impresión de desnudez.

Chabla señaló que la prenda en la parte delantera lleva plumas que simulan un taparrabos y en las mangas se han recreado las figuras de los sellos de esta cultura en un fino bordado pero con un toque moderno en hilo negro.

Asimismo, se destacan  los tocados elaborados en terciopelo y cuero dorado que se asemeja al oro.

“Una de las características de esta cultura es el pastillaje, ellos lo hacían con arcilla pero para tomar esa referencia se han elaborado apliques de los hombrecitos y de los pájaros”, explicó.

La investigación y simbología
La joven diseñadora, que  estudió Arte y Diseño en Estados Unidos, llevó a cabo una investigación de dos años para concebir sus creaciones, que forman parte de la tesis de su maestría en Estudios de Arte de la Universidad de Cuenca.

Los sellos tubulares de la cultura Jama-Coaque son elementos de barro cocido que servían para marcar diferentes superficies como la piel, con el uso de tintes vegetales.

“Hay vestigios de figuras de hombres y mujeres que en los brazos y piernas tenían los mismos diseños de los sellos, se pintaban para hacer los rituales”, detalló.

Esta civilización se caracteriza, además, por el uso de adornos, la cerámica evoca guerreros con grandes coronas de plumas, así como sacerdotes con sus atuendos ceremoniales.

Como parte de su investigación, Cecilia tuvo acceso a los sellos de los Jama-Coaque que se conservan en el Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo, MAAC, en Guayaquil. De igual manera, a los que están en el Museo de Arte Precolombino Casa del Alabado, en Quito.

“Parte de esta simbología la hemos utilizado en los vestidos, en blusas, faldas e incluso pantalones que son parte de esta colección”.

La modista agregó que del Museo Remigio Crespo de Cuenca le llamó la atención la figura de un chamán de esta cultura, como para desarrollar el diseño de un vestido.

“Lo que quiero exponer es que desde la moda también se puede expresar el arte y la cultura. Se trabaja con un trasfondo de lo que significa cada cultura para lograr que la gente se interese”.

Los colores que predominan en esta colección de verano están basados en los que utilizaban los Jama-Coaque, como el verde petróleo, entre verde y azul,  rojo y dorado.

Aunque el diseño de algunas prendas y tocados quedará en el glamour de la pasarela o en una exposición, para comercializarlos se harán variaciones para que se los pueda utilizar.

“El objetivo es que la gente admire, le guste y también compre para difundir la cultura ecuatoriana”, concluyó Chabla. (I)   

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: