El consumo de cigarrillo y alcohol eleva un tercio casos de cáncer

- 12 de julio de 2018 - 00:00
El servicio oncológico del centro privado Imbanaco en Colombia ofrece a los pacientes una atención integral y familiar para abordar esta enfermedad.
Foto: cortesía / Centro Médico Imbanaco

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) establece que si las personas abandonan estos malos hábitos, disminuiría el número de afectados por esta patología, que en la región es la segunda causa de muerte.

Desistir del cigarrillo y adoptar buenos hábitos de salud, en los que se incluya el ejercicio físico son aspectos que los ciudadanos de América Latina y el Caribe deben desarrollar para disminuir la incidencia de cáncer en la región, manifestaron varios especialistas reunidos en Cali, Colombia.

Según el médico Daniel Ciriano, de no haber cambios en las conductas de los habitantes, las patologías aumentarán en el 91% a 2035.

De acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el cáncer es la segunda causa de muerte en la región, en donde cada año se diagnostica con este mal a  2,9 millones de personas y de estas alrededor de 1,3 millones mueren.

Se estima que el 52% de los nuevos casos de cáncer y el 35% de las muertes por esta causa se producen prematuramente en personas de 65 años o menos.

“Si no se toman medidas adicionales se prevé que, para el 2025, la carga del cáncer aumente a más de 4 millones de nuevos casos y 1,9 millones de muertes”, sentenció la OPS.

El catedrático Ramiro Guerrero, director de investigación en salud de la Universidad Icesi de Colombia, consideró que debe apostarse a la prevención de la patología con una correcta capacitación a los profesionales médicos para que identifiquen los signos y síntomas de la enfermedad de manera temprana.

La OPS calcula que alrededor de un tercio de todos los casos de cáncer se prevendrían reduciendo la exposición a los principales factores de riesgo: el consumo de tabaco y alcohol; así como la adopción de una dieta sana y ejercicio.

Ricardo Camacho, asesor especial de la Unión Internacional para el Control del Cáncer (UICC), señaló que en la región de las Américas el cáncer de mama en las mujeres y el de próstata en los varones son los predominantes.

Explicó que “si un médico general logra detectar en un estadio 1 o 2 el cáncer de mama, esa persona tiene una alta esperanza de vida con un tratamiento adecuado, lo que cambia totalmente cuando se diagnostica en etapas más avanzadas”.

La UICC brinda apoyo técnico a las organizaciones no gubernamentales e incentiva a los gobiernos locales a extender los servicios de atención especializada en cáncer.

La organización está presente en 60 países del mundo con 1.600 miembros. Afirmó que el acceso a los tratamientos oncológicos es limitado en los países en vías de desarrollo, en donde solo el 30% de pacientes accede a los mismos; mientras que en los países desarrollados existe un 90% de personas beneficiadas de los tratamientos.

Dentro de sus propuestas está la iniciativa multisectorial “Desafío de ciudades contra el cáncer”, que busca establecer modelos de cuidado en salud regidos por cuatro principios básicos: el acceso a los servicios oncológicos esenciales, la gestión de servicios de atención, la calidad y el acceso a una atención integral de la patología.

Para Cristina Lesmes, secretaria departamental de salud del Valle del Cauca (Colombia), Cali es un referente en su país en esta patología.

“Lo que avance Cali en el tratamiento y diagnóstico del cáncer involucrará al noroccidente del país, en donde hay departamentos en condiciones de mayor vulnerabilidad. Muchas madres abandonan sus tratamientos por la distancia que involucra acudir a las sesiones y la separación de sus hijos”.

La funcionaria reconoció que este aspecto es un problema en su país para el cual  aún no tienen una respuesta concreta. Al momento, en el Valle del Cauca se trabaja en la capacitación a todo el personal médico. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: