China propone la revolución de la inteligencia artificial hasta 2025

- 30 de mayo de 2018 - 00:00
Los cuentahabientes del China Everbright Bank recibieron atención de un pequeño robot blanco.
Fotos: Jimmy Tapia / EL TELÉGRAFO

En el país se mostraron prototipos que saldrán pronto al mercado y otros que ya se expenden. Se trata de robots que brindan atención al cliente o realizan quehaceres domésticos. También hay los que ayudan en temas médicos.

Un hombre blanco, sin cabello y de barriga pronunciada se paró frente a un espejo que lo reflejó de cuerpo entero.

Dicha persona empezó a presionar botones digitales y  luminosos que estaban al costado del vidrio. Por un momento, como en sueños,  dejó de ser él.

Tras aplastar las teclas, a su imagen le aparecieron cabellos castaños, su rostro se adelgazó y las canas en las sienes desaparecieron.

No es “milagro” sino uno de los inventos elaborados por una empresa de China y cuyo objetivo es mostrar al mundo la “revolución de la inteligencia artificial” a la que le apuesta el plan de desarrollo del país asiático.

Precisamente, en esta nación se efectuó la II Exposición Mundial de Inteligencia Artificial, donde se mostraron prototipos de productos que saldrán al mercado internacional y otros que ya se los puede conseguir directamente con sus desarrolladores.

Un objeto como el espejo dejará de ser artilugio de vanidad y se convertirá en una herramienta que podrá asesorar y prevenir problemas de salud.

La compañía Haier confeccionó uno que indica el peso, la cantidad de grasa corporal, la musculatura, la presión arterial, las calorías consumidas en el día y más detalles del estilo de vida que la imagen lleva.

Esta compañía asiática, que ya tiene su marca en países latinoamericanos como Perú, mostró en Tianjin (la cuarta ciudad más poblada de China) algunos de sus avances.

Entre ellos se encuentra un cobertor de cama que mide presión arterial, colesterol, temperatura corporal ritmo cardiaco. Igualmente creó un smart tv desde el que se controla al resto de dispositivos eléctricos de las casas (acondicionador de aire, refrigeradora, cocina...).

Las autoridades de esta nación ya hablan de la transición de la revolución industrial a la revolución de la inteligencia artificial. La meta para su ejecución total es el año 2025.

La empresa Tiandy presentó, ante las 30.000  personas que llegaron al evento, cámaras de seguridad con las que se puede identificar a las personas entre la multitud. El servicio proporciona detalles del rostro del ciudadano, información de identidad y hasta el peso (ideal para prevenir robos y atentados).

La inteligencia artificial también permite sintetizar, por medio de un programa y monitor, datos de las personas que entran a una tienda: horas a las que acuden más clientes, rango de edades y el tiempo que se toman para observar los productos. Este servicio permite suplir a las personas que efectuaban esa labor (en Guayaquil, por ejemplo, le asignan esas tareas a los guardias).

Por otro lado, los androides captaron  la atención de los visitantes. Uno de ellos fue un robot que brinda ayuda a los cuentahabientes del China Everbright Bank.

Una máquina blanca, de un metro de altura, con brazos y cabeza, reemplazó a tradicionales asistentes de servicio al cliente y absolvió las dudas -con voz metálica- de los usuarios que buscaban realizar un trámite en la agencia.

Las tediosas tareas domésticas también están en la lista de aquellas actividades de las cuales las máquinas se ocuparán en la sociedad del futuro.

The Northern Reseach Institute of Njust exhibió prototipos que recolectan la basura, cortan el césped, limpian el piso y hasta pueden abastecer de café en una reunión de empresarios.

El precio de un artilugio va de 30.000 a 20.000 yuanes ($ 37.000 a $ 31.000).

“A la larga le ahorra dinero y problemas con los empleados”, explicó uno de los expositores para convencer a los posibles compradores.

La cultura y la tecnología pueden fusionarse. Una compañía presentó una suerte de librería pública, gratuita y electrónica. El usuario puede observar en algo parecido a un dispensador de snacks,  los títulos y autores disponibles. A cambio, en reemplazo de dinero, debe dejar otro texto. Luego cae el libro.

La marca DJI exhibió y comerció drones con funciones novedosas. Uno pequeño acompaña a los atletas al ritmo de su trote. El aparato, que tiene GPS, graba su rendimiento y avisa sus marcas y estado físico.

También puede servir a los entrenadores de fútbol al ver desde el aire cómo se mueve un equipo. Su valor va de 3.000 a 4.000 yuanes ($ 469 a $ 625).  En cambio otro, de mayores dimensiones, puede cargar seis kilos y ser controlado a cinco kilómetros. Es ideal para uso policial, ya que cuenta con altoparlantes y reflector para iluminar  a una persona. Su valor asciende a 32.919 yuanes ($ 5.150).

Los viajeros también tienen opciones, pueden volverse “políglotas” gracias a un dispositivo parecido a una grabadora de mano (del tamaño de un celular). Este, de marca I Flytek, traduce lo que otra persona habla en un idioma extranjero. Funciona en 20 idiomas y su costo es de $ 3.000 yuanes ($ 469).

Asimismo, Flying Pigeon mostró una bicicleta inteligente que mide la presión, temperatura y ritmo cardiaco. Posee wifi y bloqueo electrónico. Su valor es de 5.000 yuanes ($782).

El ahorro con el uso tecnológico
Yang Sheng, vendedor de la empresa World Intelligent Technology, explica que las industrias podrán prolongar la vida de sus máquinas gracias a un dispositivo que informará a la distancia cómo están los motores. “Tenemos un sensor que avisará por el celular si se están recalentando. Más empresas economizarán”.

George Fitzgerald Smoot, premio Nobel de Física en 2006, precisó en su charla magistral que la inteligencia artificial permitirá ahorrar recursos a los países.

Según este científico, el potencial económico de los carros sin conductores y a remoto ascenderán a $ 1,9 trillones en 17 años; y el tratamiento de enfermedades a pacientes por teléfonos móviles a $ 6,7 trillones.

En cambio, Jack Ma, creador de Alibaba (la segunda empresa de compras por internet en el mundo) destacó la actual importancia del bitcoin y de la internet en el mundo. 

Finalmente, Zhou Shengxi,  de la Comisión de Industria e Información de Tianjin y subdirector de la oficina de la Comisión del citado Congreso, precisó que en la cita participaron 130 empresas del mundo y 25 de ciencia y tecnología. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: