El uso de un celular sucio equivale a tener 600 bacterias en las manos

- 15 de octubre de 2019 - 00:00

El contacto obligado con las pantallas digitales las ha convertido en objetos acumuladores de microbios, si no tienen una higiene adecuada. Por ello, la ONU recuerda hoy el Día Mundial de Lavado de las extremidades superiores.

La limpieza de la pantalla del celular toma 60 segundos. El mismo tiempo que requiere una persona para lavarse las manos después de ir al baño o antes de comer.

¿Por qué es importante realizarla diariamente? La manipulación constante de  este dispositivo en la vida de las personas lo ha convertido en una vía de transmisión de bacterias.

Un estudio de la Universidad de Barcelona (España) detectó la presencia de hasta 600 bacterias en la pantalla de un teléfono móvil.

Esto representa 30 veces más de las que se encuentran en la tapa del inodoro. Incluso es superior a las que habitan en una esponja para lavar vajillas.

Hoy se recuerda el Día Mundial del Lavado de Manos. Los microbiólogos y galenos destacan la importancia de la desinfección de los teléfonos por considerarlos un nuevo foco de transmisión de enfermedades.

El uso de un celular sucio equivale a no lavarse las extremidades superiores y portar microorganismos.

Henry Parra, responsable del laboratorio de microbiología del Hospital General del Norte Los Ceibos (Guayaquil), asegura que en las pantallas se alojan escherichia coli, coliformes o estafilococos, salmonella y  helicobacter pylori. Pueden causar enfermedades digestivas, diarreicas e influenza.

El rotavirus, que ocasiona gastroenteritis, dura de cinco a 10 horas en el ambiente. En las superficies inertes perduran hasta 10 días.

Lo mismo ocurre con la giardiasis (enfermedad diarreica), que puede sobrevivir varias horas.

El objetivo del día del lavado de manos -según la Organización de las Naciones Unidas (ONU)- es buscar una estrategia para disminuir enfermedades de la comunidad.

Especialmente la idea es aplacar el impacto en los niños y evitar así la desnutrición.

En el área de emergencia del Hospital General del Guasmo (Guayaquil)  los menores que son atendidos, la mayoría, llegan con un cuadro de rotavirus y gastrointestinales. Roddy Santacruz, coordinador de control del nosocomio, explica que eso se debe a la falta de lavado de manos.

La limpieza
Alcohol isopropílico, agua destilada y un paño de microfibra son los materiales que requiere la eliminación de suciedad en un smartphone.

La desinfección consiste en mezclar los primeros elementos (en cantidades iguales) para humedecer el paño y luego frotarlo sobre el chasis y la pantalla.

No deben descuidarse los accesorios del celular: forro protector, los auriculares y el cargador, que también acumulan microorganismos.

Al finalizar el día -sugiere Parra- las personas deben preguntarse ¿qué actividades realizó con su celular?, ¿qué actividades hizo con sus manos? y ¿qué es lo que manipuló durante su jornada?

Otras de las recomendaciones que hace el epidemiólogo César Ruiz, del Hospital Teodoro Maldonado Carbo (Guayaquil), es no acudir al baño con el teléfono. Tampoco emplearlo en las áreas de hospitales con pacientes enfermos.

El dispositivo es de uso personal, por lo que no se debe prestar a otras personas. “Evitaremos la colonización de más bacterias”.

Por ejemplo, si el dispositivo es manipulado por alguien que pasa por un proceso gripal, lo más seguro es que su dueño contraiga el citado virus.

Lo más peligroso es la transmisión de gérmenes multirresistentes a través de los teléfonos móviles.

Hasta 2050 -según la Organización Mundial de la Salud- habrá más muertes por bacterias multirresistentes que por diabetes, hipertensión u otras.

Hoy, para recordar la fecha, los tres hospitales mencionados efectuarán exposiciones y casas abiertas, con las que buscan que la comunidad conozca la importancia de lavarse las manos. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Somos Familia
Somos familia

¿Buscas la armonía en tu hogar? Aquí encontrarás algunas ideas para aplicar con tus hijos.

Suscribirse Ejemplo