Países que apoyan la caza de ballenas impiden la creación de un santuario

- 11 de septiembre de 2018 - 17:54
Manifestantes protestan contra las muertes de ballenas frente a un hotel, en Florianópolis (Brasil).
Foto: EFE

Los países que apoyan la caza de ballenas impidieron la aprobación de una iniciativa para crear un refugio en el Atlántico Sur para los mamíferos marinos en peligro de extinción, profundizando las divisiones en la reunión de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) que tiene lugar en Brasil.

La creación del Santuario de Ballenas del Atlántico Sur, una propuesta que data de hace tres lustros, fue respaldada por 39 países y rechazada por 25, mientras un grupo de otros países miembros no votó, por lo que no obtuvo la mayoría necesaria de tres cuartas partes de los 89 integrantes de la organización.

El ministro de Medio Ambiente de Brasil, Edson Duarte, cuyo país propuso la creación del santuario, se manifestó decepcionado pero dijo que continuará trabajando para obtener apoyo mundial en el futuro.

"Como ministro del medio ambiente de un país con 20% de la biodiversidad mundial en sus bosques, nos sentimos altamente responsables de la administración de nuestra riqueza, para todo el mundo, y esto también va para los cetáceos", dijo Duarte entre aplausos de delegados.

Los grupos ambientalistas presentes en Florianópolis, donde se lleva a cabo la reunión, expresaron su decepción por el resultado de la votación.

Apuntalada por Argentina, Gabón, Sudáfrica y Uruguay, la propuesta se debatió por primera vez en 1998 y se ha votado desde la cumbre de 2001 de la CBI.

Japón, que aboga por la caza de ballenas, votó en contra del proyecto junto con los estados balleneros comerciales de Islandia y Noruega, así como con Rusia.

La delegación japonesa ha presionado por un cambio en las reglas de la comisión para que las decisiones se tomen por mayoría simple en lugar de la mayoría actual de tres cuartos.

Esto facilitaría a Japón poner fin a una moratoria de 32 años sobre la caza comercial de ballenas y reintroducir la "caza sostenible de ballenas".

Ese cambio también permitiría, como han subrayado funcionarios japoneses en la cumbre de Brasil, que avance finalmente la creación del santuario.

Grettel Delgadillo, de la organización Humane Society International (HSI), dijo que la votación fue "una auténtica señal de mala fe y de intriga continua del bloque japonés, y augura muy poco para las votaciones cruciales que vendrán más adelante esta semana".

Seis países miembros no enviaron delegaciones a la reunión de la CBI, mientras otros siete que sí lo hicieron -la mayoría de ellos africanos- no pudieron votar por no estar al día en el pago de sus aranceles.

El resultado extiende casi dos décadas de un punto muerto entre las partes pro y anticaza de ballenas de la CBI. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: