Cajas donde llegarán las vacunas tendrán un chip para reportar su ubicación

El Ministerio de Salud firma convenio con la USFQ para realizar estudio genómico del virus.
07 de enero de 2021 15:34

En una especie de entrevista, donde el presidente de la República, Lenín Moreno, hizo de entrevistador, y el Ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, de entrevistado, se aclararon muchos aspectos sobre la llegada de las primeras dosis de las vacunas de Pfizer.

Ante la interrogante del Primer Mandatario sobre la fecha en que llegan las vacunas, Zevallos precisó que estas arriban en la semana del 18 al 22 de enero, y de ahí van a llegar de manera sucesiva, semanalmente. “Las vacunas para la inmunización masiva llegan a partir de marzo, la segunda o tercera semana”, sostuvo el titular de Salud.

En cuanto a cómo son las cajas ultrafrías y la trazabilidad hasta que las vacunas lleguen a quienes las necesiten, el funcionario manifestó que se las va a recibir en dos grandes fases.

La primera que se la ha denominado “piloto”, van a ser para las poblaciones que están en primera línea, para el personal médico y luego para las personas de 65 años en adelante, que están dentro de los centros geriátricos del país, independientemente de que sean públicos o privados, y las personas que tiene discapacidad, “esas son las tres grandes poblaciones”.

Zevallos indicó que las primeras vacunas que llegarán al Ecuador son de la farmacéutica Pfizer, procedentes de Europa.

“Llegan obviamente por vía aérea al aeropuerto de Quito y de ahí se las llevará a varios centros de distribución; estas vacunas vienen en unas cajas, que tienen un chip, un lector, que no solo reporta la ubicación de dónde están, sino que tiene un registro de temperatura para garantizar que desde que salió de la fábrica de Europa hasta cuando llegue al centro de distribución, la integridad de la temperatura se mantenga”.

Reiteró que se va a priorizar la distribución en el personal médico.

Hielo seco

En lo que se refiere a las fábricas de hielo y cómo será el procedimiento con las vacunas, Zevallos explicó que hace varias semanas ya se contactaron con una compañía alemana asentada en Ecuador.

“Hay dos fábricas en territorio nacional y ellos han visto la factibilidad de entregarnos las vacunas de manera oportuna y en varios sitios de distribución”, indicó.

Asimismo, puntualizó que en la fase de la distribución masiva el proceso va a cambiar un poco, porque “nosotros estamos utilizando los mecanismo más modernos, más eficientes, más ágiles disponibles en el mundo para hacer la parte de la trazabilidad”.

El Ministro de Salud sostuvo que las personas podrán vacunarse, una vez que hagan el “agendamiento, la cita para la vacuna, a través de una emergencia de tres bases de datos: la primera, es la parte demográfica: quién es, dónde vive, cuántos años tiene. La segunda, una muy breve encuesta, que es un cuestionario médico: está usted embarazada, piensa estarlo, ha tenido problemas de alergia al medicamento. Y la tercera, qué vacuna se le puso y cuándo”.

La vacuna -mencionó- tiene que ser administrada el día cero, pero después de tres semanas se aplicará la segunda dosis, “por lo menos la de Pfizer”.

Las autoridades recordaron que la vacuna es gratuita para todos los ecuatorianos que la necesiten.

Sobre por qué se escogió a Pfizer y Moderna, Zevallos indicó que todas las farmacéuticas se las escogió en los países que “ofrecen la oportunidad de revisar el proceso de selección y de autentificación de las vacunas. FDA y en Europa el EMA, el equivalente del FDA, eso es lo que nos va a dar la seguridad”.

Secuenciación del virus

En cuanto a lo anunciado sobre el estudio genómico del virus covid-10, este jueves 7 de enero, el Presidente participó en el evento de suscripción de un convenio entre el Ministerio de Salud Pública (MSP) y la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), orientado a impulsar y fortalecer la vigilancia genómica del SARS-CoV-2, responsable del covid-19, frente a la identificación de variantes a escala mundial.

El Jefe de Estado agradeció a la USFQ por poner al servicio de la ciudadanía su contingente académico a fin de prever las posibles alteraciones del SARS-CoV-2.

Firma de convenio entre el Ministerio de Salud de Ecuador y la Universidad San Francisco de Quito. Foto: Presidencia

Moreno enfatizó en la importancia de trabajar en sinergia a fin de precautelar el bienestar de la ciudadanía y ganarle la batalla al virus.

“La mejor manera de lograr resultados es hacerlo en conjunto, y por eso que el Ministro se ha acercado a ustedes para firmar este convenio, porque no se puede lograr las cosas de forma individualizada (…). El virus nos enseñó que nadie se puede salvar solo”, sostuvo el Primer Mandatario.

Agregó que la ciencia y la tecnología constituyen ejes elementales para entender cómo actúa el virus. En ese sentido, felicitó a los investigadores de la Universidad por apostarle al desarrollo científico en el país, sobre todo, en este momento que atraviesa la humanidad por la pandemia.

En ese aspecto, Zevallos expresó que este acuerdo se efectúa en miras de identificar a tiempo si han entrado al país las mutaciones reportadas en diciembre en Reino Unido, pero que ya estaban situadas allí desde septiembre.

“Estamos abriendo la mayor cantidad de frentes para conocer la secuenciación del virus y determinación de variantes y para tomar medidas que son necesarias. Esa es la búsqueda de la verdad y de la transparencia; es así como vamos a seguir actuando en términos de la política gubernamental”, puntualizó.

Asimismo, indicó que existen dos desafíos que afrontar mediante este convenio: la importación de virus “que llegan desde fuera con mutaciones” y, con ello, garantizar que las vacunas cubran estas posibles variantes.

“La vigilancia genómica es una necesidad imperiosa de expandirla y mejorarla en el país. Este es un virus que cambia, muta y se adapta a las nuevas circunstancias”, explicó Zevallos.

La autoridad de Salud recordó que al momento existen acuerdos de cooperación similares con instituciones como la Universidad Espíritu Santo (UESS) y el Instituto Nacional de Investigación en Salud Pública (INSPI).

El rector de la USFQ, Diego Quiroga, mostró su satisfacción de aportar mediante el talento humano y tecnológico de la institución educativa a la búsqueda de soluciones ante el comportamiento del SARS-CoV-2, en el país.

“La Universidad San Francisco lleva años -especialmente el instituto de microbiología- haciendo investigación científica (…). La ciencia es la manera en la que vamos a salir adelante (…). Como Universidad estamos muy agradecidos por la confianza que el Gobierno nos presta para colaborar”.

Agregó que parte de este convenio es la “interacción entre ciencias para mejorar estos sistemas tan complejos de entender y resolver”.

Mientras que Paúl Cárdenas, investigador del Proyecto de Secuenciamiento Genomas SARS-CoV-2, explicó que, tras la secuenciación de 107 muestras del virus en las 24 provincias del Ecuador, no se han identificado las cepas de Reino Unido y Sudáfrica.

El científico ecuatoriano dio a conocer que la universidad viene trabajando desde el mes de marzo en el estudio de los virus que están circulando en el país, en conjunto con varias facultades y con la colaboración de personal médico de hospitales públicos y privados.

“Para nosotros es un honor y un gusto colaborar como academia, con lo que nosotros sabemos, para aportar soluciones directas”, recalcó. (I)