Brasil inicia el debate para la despenalización del aborto en 3 meses

- 02 de agosto de 2018 - 16:54
Corte suprema de Brasil.
Foto: EFE

La corte suprema de Brasil inicia este viernes 3 de agosto una ronda de audiencias de cara a definir la despenalización del aborto, un debate que se da en los tribunales y no en el Congreso, dominado por sectores conservadores y con el amplio poder del bloque evangelista.

El caso pide despenalizar el aborto hasta la semana 12 de embarazo y se embarca en el gran debate iniciado en el vecino Argentina, que contó con movilizaciones populares masivas para presionar al Congreso a votar la iniciativa.

En Brasil, el caso tiene un tránsito en el poder judicial y está apoyado en un habeas corpus de 2016 en el cual el Supremo Tribunal Federal, la máxima corte, resolvió apenas para un caso que es inconstitucional penalizar el aborto hasta el tercer mes de gestación porque “hiere derechos a la integridad de la mujer a los derechos sexuales y reproductivos”.

Ahora, la jueza del supremo tribunal Rosa Weber, instructora del caso, convocó a audiencias públicas con 44 expositores de todos los sectores, iglesias, ONG, universidades, médicos y Ministerio de Salud, antes de votar en la acción de la entidad Anis-Instituto de Bioética y el izquierdista Partido Socialismo y Libertad (PSOL). La semana que viene habrá otra ronda de expositores antes de la crucial votación.

El camino hacia el debate sobre el aborto lo abrió el Ministerio de Salud en la época de Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), cuando mediante una resolución autorizó a los hospitales públicos a realizar abortos a mujeres que decían que habían sido violadas, sin necesidad de una denuncia policial.

El movimiento regional de las mujeres entorno del aborto ha presionado el tema hacia la agenda pública. Parte de este asunto es impulsado por la defensora pública Ana Rita Souza Prata, quien presentó habeas corpus para 30 mujeres acusadas criminalmente de practica el aborto.

Brasil es el país con más católicos del mundo y uno de los puntales de la iglesia evangélica, que domina un bloque clave en el Congreso. Constitucionalmente, el país es laico.

El camino judicial hacia el debate por el aborto, apuntaron especialistas brasileños, tuvieron éxito en países como Estados Unidos, Canadá, México, Colombia y Nepal. En Estados Unidos está legalizado desde 1973.

La ecuación económica y de salud pública también será sometida a debate: la ONG Instituto de Bioética informó que tres de cuatro abortos que se realizan en Sudamérica son realizados en forma precaria e insegura para la mujer.

El diario Folha de Sao Paulo publicó que el Sistema Único de Salud (SUS) lleva gastados 500 millones de reales (unos 150 millones de dólares) en la última década por complicaciones después de abortos clandestinos. De 2008 a 2017, el SUS debió solventar internaciones a raíz de complicaciones producto de abortos clandestinos. Fueron 2,1 millones de mujeres que debieron ser hospitalizadas a causa de complicaciones por abortos.

De acuerdo a la estadística, al menos 4.455 mujeres murieron desde 2000 a 2016 por complicaciones después de abortos clandestinos. Presionado por el bloque parlamentario evangélicos, el gobierno del presidente Michel Temer no se posiciona abiertamente pero el ministro de Salud, Ricardo Barros, argumentó que se debe renovar la política pública en ese sentido. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto: