Activistas se disfrazan de vacas en Nueva York

04 de agosto de 2011 16:36

Un grupo de activistas defensores de los animales se disfrazaron hoy de vacas para protestar contra el uso de cuero en la fabricación de zapatos durante una protesta frente a la sede de la Asociación de Fabricantes de Calzado de Moda en Nueva York.

"Con todos los materiales a la moda, ecológicos y duraderos que existen, no hay razón para que tengan que partir en pedazos ningún animal por su piel", dijo a Efe Ashley Byrne, la responsable de esta acción ideada por la organización Personas por la Ética en el Trato a los Animales (PETA).

Seis integrantes de PETA llegaron hacia el mediodía en una camioneta descubierta disfrazados de vacas y haciendo sonar cencerros a las puertas del lugar, situado en pleno centro de la ciudad, muy cerca del Museo de Arte Moderno (MoMA) y del Radio City Music Hall.

Allí se unieron a unas dos decenas de manifestantes que llevaban carteles y coreaban eslóganes como "los animales no son para vestir" o "vuélvete vegano".

"Hemos venido a pedir a los fabricantes de calzado que entren en el siglo XXI y se den cuenta de que pueden fabricar productos con estilo y a la vez ser amables con los animales", señaló la responsable de la organización, para quien "nunca ha sido tan fácil encontrar zapatos, abrigos o accesorios a la moda que no sean de cuero".

El cuero, usado habitualmente para elaborar calzado, chaquetas, bolsos o cinturones, es "muy tóxico para el medio ambiente, porque para que no se descomponga lo tratan con productos químicos que son muy tóxicos y a menudo llegan a depósitos de agua", según la representante de PETA.

La diseñadora de moda británica Stella McCartney, hija del famoso exbeatle Paul McCartney, es una de las más firmes defensoras de fabricar artículos de moda de alta gama sin productos de origen animal, una tendencia que se han comprometido a seguir otras grandes marcas de moda como Ralph Lauren o Calvin Klein.

McCartney, que vivió de niña en una granja familiar, llegó a afirmar en una entrevista con el diario The Guardian que la gente que está en la industria de la moda "no tiene corazón" porque de otro modo no seguiría usando cuero a estas alturas.

La diseñadora también se negó a diseñar complementos de cuero cuando trabajaba para Gucci y se quejó de que sus colegas no quieren escuchar los mensajes que denuncian el empleo de ese material, a pesar de que deberían ser pioneros en eso como en otras cosas.

Contenido externo patrocinado