Activistas por los animales piden que LOBA no sea parte del Código Ambiental

11 de marzo de 2015 14:09

Durante una concentración de activistas por los animales, la Comisión de Biodiversidad de la Asamblea Nacional recibió a varias organizaciones para analizar el proyecto de Código Orgánico de Bienestar Ambiental. La entidad legislativa se encuentra preparando un informe antes del primer debate dentro del pleno legislativo. 

Representantes de varias organizaciones protectoras de animales llegaron para pedir que el proyecto de Ley Orgánica de Bienestar Animal (LOBA) se mantenga como una norma independiente y no sea parte del Código Ambiental, en el que se encuentran otras propuestas legales como la Ley Orgánica de Bienestar Animal; régimen forestal, entre otros.

Pedro Bermeo, integrante del Colectivo Social LOBA, se refirió a los fundamentos de la propuesta. Explicó que lo que se busca es erradicar el maltrato a los animales, especialmente los perros que son abandonados.

Puso como ejemplo que, solo en Quito, hay una población de 600 mil canes. Recordó que también se promueven los estándares de bienestar animal, entre los cuales se contemplan evitar el sufrimiento de los animales, sobre todo en los camales donde no hay condiciones óptimas de faenamiento.

De acuerdo a una investigación efectuada por Jaime Grijalva, miembro del Comité de Bioética de la Universidad Central del Ecuador (UCE), en la capital existe -en promedio- 120 mil perros callejeros. De ahí que propuso crear mecanismos de esterilización y educación a la ciudadanía para la tenencia adecuada de mascotas.

Alegría Corral, representante del Ministerio del Ambiente, sugirió que el proyecto LOBA no sea integrado al Código Orgánico del Ambiente, porque existiría una "incompatibilidad técnica".

La funcionaria explicó que en el documento se habla de flora y fauna silvestre y de fauna urbana, pero no son lo mismo. Indicó que las primeras son de dominio del Estado y eso corresponde al Ministerio del Ambiente a través del cumplimiento de acuerdos.

Explicó que la fauna silvestre es el conjunto de animales cuyo origen y evolución se encuentran en el territorio nacional y no han sido objeto de domesticación, mejoramiento genético.

En cambio, la fauna urbana es comprendida como animales de compañía (perros y gatos), animales de consumo como aves de corral y animales plagas (conocidos como vectores de enfermedades).

Corral reiteró que esta observación ya fue presentado hace varios días, ante la Comisión. "Nosotros como autoridad nacional estamos prestos a asesorar en el tema de bienestar animal para trabajar en un proyecto que delimite estos 2 grandes temas", dijo.

Otra recomendación que expresó la funcionaria fue eliminar todas las referencia sobre "fauna silvestre". Corral llamó además la atención sobre un concepto que consta el proyecto: "animales ornamentales".

Explicó que no existen esta definición. De hecho, recordó que el Código Orgánico Integral Penal (COIP) establece como delito tener animales como objetos, por lo que sugirió corregir el texto.

También sugirió que los centros de rescate de animales domésticos se denominen Centros de Atención y Rescate de Fauna Urbana.