Actividades humanas son una amenaza para ríos tropicales

- 21 de septiembre de 2019 - 00:00
En Brasil, la represa de Belo Monte ha bloqueado el río Xingu. Es un ejemplo de la influencia de los trabajos humanos en los ríos de la región tropical.
Fabio Nascimento - Greenpeace

Un estudio liderado por la científica ecuatoriana Andrea Encalada revela cómo la construcción de represas, además de la minería y deforestación, afecta fuertemente esos ecosistemas.

Científicos de diversas naciones señalan que varios de los ríos tropicales del mundo están “fuertemente afectados por las actividades humanas”, aunque subrayan que aún hay tiempo para mejorar la situación.

Así lo revela un estudio de revisión liderado por la científica ecuatoriana Andrea Encalada, publicado esta semana en la revista especializada Science, que pone énfasis en los ríos de cordillera que conectan las partes altas con las bajas.

“Desde la construcción de represas que interrumpen el flujo del río, hasta la deforestación, la minería y la apertura desordenada de vías de acceso, la creciente influencia de las actividades humanas ha hecho que estos ríos sean uno de los ecosistemas más amenazados de nuestras regiones de montañas tropicales”, indica el estudio.

Catedrática del Colegio de Ciencias Biológicas y Ambientales de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), la ecuatoriana que lideró la investigación sobre “Ríos Tropicales de Montaña”, dice que en la cuenca andina amazónica “hoy por hoy todavía estamos bien”.

No obstante, alerta de que el escenario futuro es preocupante porque “sobre todo en Perú, Bolivia y Ecuador hay  planes de construcción de represas muy grandes”.

La experta comenta a EFE que también en las zonas más altas de Brasil “se ven algunos efectos fuertes que tienen las represas hidroeléctricas” en la cuenca del río Madeira.

Expresa por ello el temor de que si no se da importancia al estudio y al buen desarrollo de los proyectos, “podría verse interrumpida la conectividad desde las montañas hacia la zona baja”.

Contaminación
Otro problema que han detectado tiene que ver con la falta de tratamiento de las aguas residuales y de basura, por lo que los ríos, además de conectores de vida, arrastran desperdicios, sobre todo plásticos, que van al mar.

“La contaminación es un problema grave”, indica Encalada al destacar que los ríos de cordillera son “muy activos, tienen mucho sedimento, pero al final toda esa fuerza que poseen y esta carga de material son importantísimos para lo que pasa en las planicies aluviales”.

“Toda la cuenca amazónica viene de los Andes y, al final, la mayoría de los sedimentos que vienen de los Andes son importantísimos para la productividad de lo que tenemos en la Amazonía, incluyendo la productividad de peces”, cita como ejemplo.

Una de las aristas principales del estudio es ayudar a entender a esos ecosistemas para poder conservarlos.

Las regiones tropicales del mundo (áreas generalmente cálidas y lluviosas entre el Trópico de Cáncer y Trópico de Capricornio) son muy conocidas por la enorme cantidad de especies que albergan, y por los recursos hídricos que generan para las sociedades, anota el estudio.

Particularmente, las montañas de las zonas tropicales han sido ampliamente reconocidas por su importancia ecológica y por ser hogar de miles de especies.

 Ya en 1805, el científico Alexander von Humboldt recorrió estas montañas, destacó su diversidad y sentó las bases de la ecología moderna al relacionar la distribución de las especies a lo largo de las montañas, con los factores ambientales que las caracterizaban.

El artículo publicado en Science apunta que si bien estudios anteriores ya han destacado la importancia de las montañas tropicales, hasta ahora se han centrado en los ecosistemas terrestres.

Se han relegado los ríos y otros ecosistemas acuáticos que en gran medida definen la naturaleza de estos paisajes. Además, se han estudiado ríos de montaña y de las llanuras aluviales (por ejemplo, de las planicies amazónicas).

Sin embargo, se ha desconocido el rol de los ríos que están en plena cordillera, como conectores esenciales entre las montañas, las planicies aluviales y el mar.

Entre las recomendaciones más importantes del estudio figura el que se considere a los ríos como un ecosistema y no solo como recursos hídricos. “Queremos proponer la creación de las reservas fluviales”, dice Encalada. (I)  

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP