El Seguro Social pedirá a la contraloría que extienda el examen especial a las 22 provincias restantes

36 clínicas perjudicaron al Estado con $ 503 millones

- 08 de julio de 2016 - 00:00
El presidente del consejo directivo del IESS, Richard Espinosa, presentó el examen de Contraloría hecho a los contratos con clínicas privadas.
Foto: Daniel Molineros / El Telégrafo

En los hechos estarían involucrados 36 gerentes de los hospitales privados, los subdirectores provinciales de salud del IESS, así como la empresa privada que auditaba los contratos.

Un perjuicio de $ 503’722.125 registraría el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) por parte de los prestadores externos de salud, en el período comprendido entre enero de 2012 y agosto de 2015. Así lo determinó el examen especial de la Contraloría General del Estado a estos contratos.

Según el reporte se habrían realizado pagos a clínicas y hospitales privados de las provincias de Guayas y Pichincha sin observar las condiciones y precios estipulados en el tarifario de salud.

En estas irregularidades estarían supuestamente involucrados 36 gerentes de clínicas y hospitales privados, subdirectores nacionales y provinciales de salud del IESS, así como la empresa externa privada de auditoría (R.DES de servicios corporativos Cía. Ltda). Esta última aprobó el pago de planillas con las deficiencias. “Ellos son corresponsables de este pago solidario”, dijo Richard Espinosa, presidente del directorio del IESS. La compañía  fue contratada en 2009 cuando Ramiro González estaba al frente de la seguridad social.

Según el informe de Contraloría “el prestador insistió en el ingreso de planillas objetadas, lo que permitió que varias de ellas hayan sido aceptadas por la empresa evaluadora en contra de la norma expresa”.

Espinosa terminará el contrato con esta empresa auditora y se la declarará como proveedora incumplida. “Mientras se realiza la nueva contratación, el IESS se hará cargo de forma directa”.

Dentro de las irregularidades presentadas están las prestaciones no autorizadas por el IESS, así como el pago por insumos no previstos en el tarifario.

Además hubo un cobro excesivo en medicamentos. Por ejemplo el frasco de 20 ml de lidocaína sin epinefrina, cuyo precio oficial es de $ 2,36, se facturó por $ 9.999,99. Mientras que el Linezolid, cuyo precio unitario es de $ 66.71 se cobró en $ 6.806.

Otro problema que evidenció el examen especial es el pago en exceso de medicamentos sin justificación. Así a un paciente se le facturó 50 frascos del anestésico Sevorane, cuando lo máximo que se ocupa es un frasco durante la cirugía. También hubo una sobrefacturación en hospitalización. Según la historia clínica de un infante, estuvo internado 76 días, pero en la factura consta una estadía de 83 días.

El informe destaca la sobrefacturación en los procedimientos quirúrgicos. Por ejemplo se cobró $ 12.679,89 por una artroscopia de rodilla, que dura alrededor de 50 minutos, y que según el tarifario asciende a $ 80,67.

En vista de estas irregularidades ya se dieron por terminados los convenios con 80 prestadores externos y otros 72 fueron depurados. Espinosa explicó cómo el IESS recuperará estos recursos. La entidad hará  un cruce de cuentas y una evaluación de todos los haberes que clínicas privadas del país reclamaban desde 2009.

“Con ese informe, si hay un hospital que le ha facturado $ 20 millones al IESS y se comprueba que son solo $ 15 millones, no le pagaremos y me tendrá que seguir realizando prestaciones de salud por los otros $5 millones hasta cruzar cuentas y quedar saldada la deuda”, advirtió Espinosa.

La  recuperación del dinero pagado en exceso se hará en distintos plazos. “Dependiendo de cada uno de los hospitales y de los montos que han sido evidenciados se procederá a la recuperación. Si son mínimos los valores habrá clínicas de las cuales recuperaremos la inversión en un máximo de 30 días; pero si los montos son mayores aplicaremos un cronograma de evaluación que hará que nos tomemos hasta un año en la recuperación de los recursos. (...) Si hay diferencias tendrán que seguir brindándonos las respectivas atenciones”.

Espinosa pedirá a la Contraloría que extienda el examen especial al resto de provincias en razón de las denuncias presentadas el año anterior y en las que se involucraba a la clínica González de Lago Agrio. “Obviamente sabemos que el grueso de los números y atenciones que se han generado básicamente se concentran en Guayas y Pichincha, pero también se deben analizar las otras provincias”.     

Además precisó que son la Contraloría y la Fiscalía las instituciones que iniciarán, si corresponde, acciones legales. “Puede ser una sanción administrativa, civil o penal, (...). Eso les corresponde a ellos. Al IESS le compete recuperar esos dineros para que no se perjudique ni un solo centavo del afiliado y jubilado”. (I).

DATOS

El informe determinó que una sola clínica privada generó un perjuicio al IESS de $ 22 millones a través del ingreso de planillas que fueron rechazadas y luego pagadas.      

En febrero del próximo año se entregará la nueva infraestructura hospitalaria del IESS, que según Richard Espinosa está muy adelantada en provincias como Guayas y Pichincha.

Del total de este perjuicio, la mayor parte fue generada en la provincia de Guayas a través de 12 clínicas y hospitales privados. Mientras en la provincia de Pichincha se encuentran las 24 restantes clínicas involucradas en estas irregularidades.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: