La Atari VCS regresa luego de 37 años

- 04 de junio de 2018 - 00:00

Su última consola fue la Atari Jaguar, la cual salió al mercado hace 25 años sin buena fortuna. En 2019, aprovechando el éxito de Nintendo con sus sobremesa clásicas, volverá con la intención de pellizcar una porción de su cuota de mercado.

Noticias relacionadas

Atari, empresa estadounidense que surgió como líder en el mercado de los videojuegos a finales de los setenta, está de vuelta. La marca inició su época de oro en 1977, año  que ingresó al negocio de consolas dedicadas con la Atari 2600, la cual enamoró a la audiencia con su nutridísimo catálogo de títulos, muchos de los cuales se convirtieron en objeto de culto hasta la actualidad. Ahora, 25 años después de su última sobremesa, vuelve al ruedo con la Atari VCS.

Omar Velásquez, de 36 años, es fanático de los juegos de video, en especial los de primera y segunda generación, y la Atari se encuentra entre sus favoritas. “Cuando era niño la Atari ya llevaba varios años y eso le daba ventaja frente a Nintendo que recién salía y los juegos demoraban en llegar. Con la Atari 2600 uno podía jugar en la casa con hasta 3 personas más, eso cambió la forma de ver los videojuegos. Recuerdo que en mi caso nos reuníamos en la casa de un amigo y nos turnábamos para intentar pasar los mundos de Pac-Man o para obtener la puntuación más alta en Invasores del Espacio. No existían locales de alquiler, entonces la única opción eran las máquinas de Arcade que había en algunas tiendas, donde  la diversión duraba hasta que perdieras tus vidas y tu dinero; con la Atari, en cambio, tus padres tenían que quitártela para que pararas”, recuerda entre risas.

Surgimiento y declive de la marca

El videojuego Pac-Man es el juego más vendido en la historia de Atari, con 7 millones de copias. Foto: Internet

Títulos como Asteroids, Donkey Kong, Breakout, Pitfall, Pong, Space Invaders y sobre todo Pac-Man, que con más de 7 millones de copias se convirtió en el videojuego más vendido de la historia en su época, catapultaron y posicionaron la marca como pionera y líder de mercado a finales de la década de los setenta.

Sin embargo, el reinado de Atari duró poco. En los años siguientes, la compañía lanzó una serie de consolas, con el afán de mantenerse a la vanguardia en un mercado en el que llegó a competir hasta con 10 compañías en simultáneo. Así, en 1992, luego del rotundo fracaso de la Atari 5200 (1982) por sus juegos poco originales y sus problemas de hardware, y las inmensas pérdidas económicas por las bajas ventas de la Atari 7800 (1986) y la Atari XEGS (1987), la compañía quedó al borde del nocaut.

Su última apuesta para mantenerse en pelea en una época en la que Nintendo ya dominaba más del 80% del mercado fue la Atari Jaguar (1993), consola que acercó al público los gráficos 3D 2 años antes de la incursión de Sony con la PlayStation (1995) y la Nintendo 64 (1996). A pesar de estar adelantada a su época, las dificultades para programar los títulos y la falta de confianza de los desarrolladores por los previos fracasos hicieron que la oferta de juegos sea mínima y nunca llegara a trascender. Ya sin espacio para competir, Atari decidió retirarse de la carrera en 1996 y se centró en la producción de videojuegos, donde nunca logró recuperar su gloria.

Estrategia de Nintendo le devuelve la vida

En noviembre de 2016, Nintendo lanzó al mercado la NES Classic Edition, una versión moderna de su primera consola, que mantenía su aspecto visual intacto y que llamó de inmediato la atención de los jugadores de antaño, quienes la convirtieron en un rotundo éxito de ventas (2,3 millones de consolas en 5 meses). Esto dejó en evidencia un importante nicho de negocio que la empresa siguió explotando con la aparición un año más tarde de la SuperNES Classic Edition, que vendió 5 millones de unidades en 6 meses.

Aprovechando este momento de auge de los juegos ahora denominados ‘retro’, Atari ha decidido regresar para intentar hacerse con parte de este reverdecido mercado con la Atari VCS, nombre clásico con el que se conoció a la Atari 2600 hasta 1982, año en que adoptó su nombre definitivo.

Atari ha buscado combinar lo mejor de 2 mundos en su nueva consola, pues ha declarado que la máquina tendrá más de 100 juegos clásicos precargados y soporte a una infinidad de nuevos títulos independientes; además, ha dejado entrever que la potencia de sus componentes le podría permitir entrar competir con las consolas que centran sus esfuerzos en la calidad de los gráficos, como la PlayStation 4, XBoxOne y Nintendo Switch.

El pasado 30 de mayo, inició la preventa de esta nueva sobremesa, la cual se realizará únicamente a través de la plataforma digital de financiamiento colectivo Indiegogo. En el sitio se detalla que existirán 2 versiones.

 La primera es la versión Ónix, con un diseño moderno hecho de plástico y metal negro, que se puede adquirir desde $ 199 (solo la consola, sin mandos ni joysticks) hasta $ 319 (consola+joystick clásico + control moderno).

La otra es la Edición de Coleccionistas, la cual viene con un panel frontal hecho de madera y un número de serie único en la parte trasera, que coincide con su certificado de autenticidad. Para esta versión, los precios van desde $ 299 (consola + joystick clásico) hasta los $ 339 para la versión con todos los accesorios.

Entre los detalles técnicos destacan su procesador y chip gráfico desarrollados por AMD, empresa encargada de fabricar estas partes para la PS4 y Xbox One; capacidad para conectarse a internet por cable o wifi, entrada de video HDMI, soporte de resolución 4K, Bluetooth 5.0 y 4 puertos USB 3.0 para conectar los mandos.

Según detalla la página, las primeras máquinas serán despachadas en julio de 2019. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: