Productores de papa en Tungurahua aprenden a prevenir y tratar plagas

- 11 de mayo de 2016 - 18:43

Uno de los principales cultivos en la Sierra centro, junto al maíz, tomate y haba, es la papa. En Tungurahua al menos 5 mil hectáreas se destinan cada año para la siembra de este tubérculo andino rico en potasio, zinc, fósforo, hierro y vitaminas A, B, B2 y C.

Por esta razón la permanente asesoría y acompañamiento técnico de expertos del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (Magap), es vital para los productores. Una pequeña muestra del trabajo que cumple el personal de la cartera de Estado en territorio, es la capacitación que brindaron semanas atrás sobre prevención y tratamiento de plagas que afectan al tubérculo.

Treinta y siete agricultores de diferentes cantones asistieron al auditorio de la dirección provincial del Magap Tungurahua, ubicada en Ambato, donde aprendieron a impedir el avance y alternativas orgánicas para tratar los hongos Spongospora y Rhizoctonia, causantes de sarna polvosa y pudrición de la papa.

“Este primer agente afecta directamente el sistema radical del tubérculo, genera reducciones en la producción, daña su apariencia y disminuye su valor en los mercados. Las capacitaciones son permanentes y tienen por objetivo dar a conocer a los agricultores de Mocha, Quero, Cevallos, Ambato, y otros cantones donde la producción es abundante; las opciones naturales para prevenir el ataque de estas plagas”, dijo César Arias, responsable de la Unidad de Innovación Tecnológica.

Por su parte César Molina, representante de la Organización de Agricultores del sector Puganza, perteneciente a la parroquia Quisapincha, indicó que el apoyo del Gobierno nacional, a través del Magap, es vital para el desarrollo agrícola y ganadero de la provincia.

A más de plantaciones de hortalizas, frutas y vegetales, en esta localidad de la parte alta de Ambato existen extensos y siempre verdes pastizales, principal fuente de alimento de ganado vacuno, ovino y varias especies de camélidos andinos.

Kennedy Castro, de la comunidad Pataló Alto, otro de los sectores rurales de Ambato donde la siembra de papa es abundante, agradeció esta clase de iniciativas que fortalecen los conocimientos sobre agricultura limpia.

“Antes sembrábamos semillas comunes, las que se han usado desde hace décadas en los páramos andinos. Hoy, gracias al acompañamiento técnico producimos con semillas certificadas y métodos que evitan el uso de pesticida;, lo que ha permitido aumentar la producción significativamente y garantizar la salud del consumidor”, dijo Castro.

Según datos de la dirección provincial de Agricultura, en Tungurahua existen doce semilleristas calificados por la entidad. Ellos se encargan de entregar las semillas certificadas del tubérculo a agricultores de los nueve cantones. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: