Un plan maestro está en marcha

En Riobamba, la meta es acceder al agua

- 09 de marzo de 2014 - 00:00
Los habitantes de barrios como La Pirámide deben instalar largas mangueras y conectar bombas de succión para acceder al líquido. La otra opción es comprar a los tanqueros. Fotos: Elizabet Maggi para El Telégrafo

Un plan maestro está en marcha

A pesar que está en marcha la ejecución de un plan maestro, el servicio continuo de agua potable en Riobamba es un problema  todavía por resolver.

La escasez se acentúa en los nuevos asentamientos, que no contaron con la planificación municipal. Es el caso del barrio La Pirámide, a 10 cuadras de la Panamericana Norte. Allí, cerca de 30 familias acceden solo por cuatro horas diarias al líquido: de 07:00 a 9:00 y de 18:00 a 20:00. La mayoría posee un tanque reservorio.

En ese mismo sitio, hay otras personas que se abastecen con tanqueros. Una de ellas es Gina Erazo quien llegó hace un año a vivir en esa barriada marginal.

La moradora desembolsa 30 dólares al mes para llenar su cisterna. “Cuando se nos acaba el agua antes, les rogamos a los vecinos que nos faciliten. Vivimos olvidados de las autoridades y del Municipio”, asevera.uando el líquido sale de las tuberías, en el caso de quienes son más ‘afortunados’, aprovechan esos momentos para lavar la ropa y otros enseres. María Arias vive allí desde el 2012 y en su diario vivir  intenta no desperdiciar el líquido. “En ocasiones el caudal no llega. Entonces, cuidamos de usar los reservorios solo para cocinar y los baños. Lo demás tiene que esperar”, aseguró.

Los ciudadanos guardan el líquido dentro de casa en lavacaras para tenerlo como reserva.

Según Víctor Méndez, gerente de la Empresa de Agua Potable y Alcantarillado de Riobamba (EP-Emapar), la principal causa para que en un barrio una familia disponga del servicio y otra no, son las escrituras. “Uno de los requisitos para instalar las acometidas es que el predio esté legalizado. Pedimos a esas familias que realicen este proceso para poder ayudar”, señaló.

Este no es el único problema que afrontan los habitantes de los barrios de esa zona de la ciudad.

Lugares como Santa Anita, Cisneros de Tapi, La Pirámide tienen vías de tierra, calles sin nombres y otros no cuentan con alcantarillado. Los pozos sépticos son comunes en la zona. Ante esto Méndez dijo que el presupuesto de la empresa ha sido invertido en el plan maestro de agua potable. “Conversamos con el Municipio para que nos ayude a efectuar  estos trabajos en los barrios que necesitan.Este año empezaremos con el alcantarillado en Cisneros y San José de Tapi y luego al resto”.

Plan de abastecimiento

El Plan Maestro de Agua Potable inició en 2011. Tiene un costo de  45 millones de dólares, de los cuales 30 millones provienen de un préstamo del Banco del Estado y la Emapar deberá pagar el 50%.

El alcalde electo, Napoleón Cadena, ofreció continuar con este megaproyecto. “Traeremos el líquido desde Alao y Maguazo, ya que se necesita más caudales para abastecer totalmente a la ciudad”.

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: