G. Celi y T. Toulkeridis, asambleísta y doctor en Geología

“A tres años del terremoto, seguimos con los mismos errores”

- 11 de abril de 2019 - 00:00

Las entrevistas, realizadas por Ecuador TV, revelan problemas recurrentes en la construcción.

Guillermo Celi, asambleísta nacional por SUMA, y Theofilos Toulkeridis, doctor en Geología y docente de la Universidad de las Fuerzas Armadas, consideran que el país ha cambiado muy poco en cuanto a prevención de los efectos por los sismos.

¿Qué ha ocurrido en el proceso de reconstrucción?

GC: Hemos hecho un seguimiento permanente del dinero para la reconstrucción ($ 1.620 millones). Tras casi tres años del terremoto, hay muchas tareas pendientes: La reactivación económica no se da, el sector agrícola y la pesca están en condiciones similares...

Desde la Asamblea se aprobó la Ley de Fomento Productivo donde se establece que los remanentes del dinero de la reconstrucción sirvan para pagar pequeñas deudas de entre $ 5.000 y $ 10.000 para reactivar estos sectores.

Ese día del terremoto, aprendimos mucho. ¿Qué mensaje nos dejó la Tierra y que no debemos olvidar?

TT: Sabemos de las fallas geológicas que tiene el país, de las placas tectónicas... Pero sí sabíamos todo eso, ¿por qué no reaccionamos a tiempo?

En lo personal, no he visto ningún cambio. Seguimos construyendo vulnerabilidad. Los hospitales de Chone no son sismorresistentes, no se han realizado los diseños adecuados para la obra ni se usaron los materiales pertinentes.

¿Qué hay que hacer entonces?

TT: Tenemos que reaccionar. Debemos implementar, a través de la academia, un sistema de alerta temprana más eficiente que pueda prevenir sismos fuertes, por sobre los 5 grados, hasta tres horas antes de su ocurrencia. Esto costaría entre $ 2 y $ 3 millones.

Si bien la Asamblea ha estado pendiente del manejo de los fondos para la reconstrucción, ¿qué ha hecho en cuanto a políticas de prevención?

GC: En la Asamblea planteé y se aprobó, en la nueva ley de polos de desarrollo económico, que se exonere a todos los manabitas y esmeraldeños del impuesto de mejoras por las obras de reconstrucción.

En la otra arista, está el tema de la educación. A tres años del terremoto estamos haciendo lo mismo. En escuelas y colegios no hay una materia que trate sobre riesgos, cómo actuar, cómo prevenir... Si nuestro país es altamente sísmico, deberíamos tener una población altamente educada y la mejor forma de educar es a través de nuestros niños y adolescentes. Hay que implementar los recursos necesarios. (I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP