Comuneros piden el rescate de centenaria iglesia en Cojitambo

03 de julio de 2012 00:00

La parroquia  de Cojitambo, en la provincia de Cañar, tiene ya 103 años de existencia.

Se fundó en 1909. El primer párroco fue Eulogio Astudillo Cordero y después del reconocimiento como parroquia eclesiástica en el obispado de Cuenca se hizo lo mismo desde el Vaticano.

Según versiones de los moradores más antiguos, en ese año se levantó una capilla pequeña en el mismo sector donde se encuentra la iglesia en la actualidad.

Sin embargo, en 1956 el padre Gabriel Sánchez derrumbó la primera edificación y planificó una iglesia con las características actuales. Lo hizo con la piedra de Cojitambo, que es anfibólica andesita con mica negra y una lítica que no existe en el entorno. Se aprovechó este material rocoso con los picapedreros del sector.
Juan Solís, concejal de Azogues y oriundo de la parroquia Cojitambo, contó como anécdota  que el sacerdote Sánchez, cuando se construía el templo, convocaba a las mingas a toda la gente  mediante megáfonos y campanadas a tempranas horas de la mañana.

“Cuando el padre decía que se debe hacer alguna cosa, para todos nosotros era una ley y lo que decía se hacía sin pero alguno”, expresó.

Es así que en 1991 se consagró la iglesia de Cojitambo, pero desde ese día a la fecha no ha recibido ningún tipo de mantenimiento y nadie ha puesto recursos para mantener este lugar histórico.
La vetusta estructura está  deteriorada y las paredes  afectadas porque hay una gran cantidad de agua en la  cripta donde están los ex párrocos.

“Ahí hay como metro y medio de agua represada”, explicó el concejal y agregó que espera con anhelo que el próximo año, por celebrarse los 100 años de la parroquia eclesiástica, sea un motivo  para que las autoridades decidan aunar esfuerzos y apoyar a la remodelación del templo.

Antonio Rojas, presidente de la Junta Parroquial de Cojitambo,  informó que por varias ocasiones ha solicitado a  la Municipalidad que actúe para rescatar a este patrimonio, pero aún no se han recibido respuestas concretas.
“Hay que tener cuidado porque está hecho de piedra y cal, sobre todo porque los expertos manifiestan que es muy vulnerable a que factores externos, como la humedad, influyan en la posible destrucción de la estructura”, enfatizó la autoridad.

En  2010 llegó a Azogues la directora nacional de Patrimonio, Inés Pazmiño, y luego de un recorrido que hizo por diferentes sectores se trasladó a Cojitambo, acompañada de Joaquín Moscoso, director regional de ese organismo.
“Una vez ahí, dijo que era un descuido total e increpó a su subalterno, preguntándole por qué tiene en esa ruina a la iglesia,  que busque los recursos y haga los términos de referencia para una restauración completa del templo, en su parte estructura, eléctrica y sanitaria”, informó.

Con esta disposición,  Moscoso designó a la técnica Paola Rodas para que haga  las inspecciones correspondientes.
En diciembre de 2010 se planificaron  trabajos de mantenimiento para ser contratados el primer trimestre de 2011, sin  embargo el Instituto se quedó sin recursos.

Es decir,  ya no hubo fondos para contratar la obra y es ahí donde se hizo extensivo el reclamo por parte de autoridades y habitantes.

Lo que se ha avanzado hasta el momento es la aprobación del “Proyecto Integral de Restauración del Templo de Cojitambo”, dispuesto por el Concejo Cantonal en sesiones anteriores.

También  está ingresada esa iniciativa en el Banco del Estado para que esta entidad financie la preinversión que corresponde a los estudios para la restauración que ascienden a un monto de 60 mil dólares.

Humberto Matute, de 53 años,  habitante de la parroquia, como fiel católico hizo un llamado al gerente regional de la institución bancaria, Fernando Maldonado, para que le dé prioridad a este financiamiento en firme para que en poco tiempo el Municipio pueda subir al portal de compras públicas y adjudicar los estudios y diseños definitivos de la restauración.

Una vez aprobados, se buscará una modalidad con la entidad financiera, que puede ser 50/50, 80/20 o 60/40, según se definan las condiciones, dijo el alcalde de Azogues, Eugenio Morocho Quinteros.

Te recomendamos

Las más leídas

Contenido externo patrocinado