Entrevista / Juan Cristóbal Lloret / Gobernador de la provincia de Azuay

460 operativos se efectuaron en 4 zonas conflictivas de Cuenca

El gobernador, además del trabajo de seguridad, resaltó que la provincia de Azuay ha sido parte importante para los logros alcanzados por el Gobierno Nacional en casi una década.
25 de junio de 2016 00:00

Juan Cristóbal Lloret, gobernador de la provincia de Azuay, destacó el apoyo que el gobierno ha brindado a este sector del país en esta década, con la reconstrucción de carreteras y la construcción de unidades educativas. Lloret señaló que Azuay está aportando con todo su potencial a la matriz energética del Ecuador. En cuanto a la seguridad, Cuenca y toda la provincia se han convertido en un sector seguro para el turismo.

¿Cuánto ha aportado Azuay para esta primera década de gobierno?

Azuay siempre fue una provincia excluida por los diferentes gobiernos. Ahora podemos notar la diferencia; podemos decir que se logró un desarrollo porque hubo interés en esta región, se nos dotó de infraestructura vial que nos permite conectarnos con los puertos de Guayaquil o con la provincia de El Oro de manera mucho más efectiva. Se ha implementado una nueva matriz eléctrica, cuyo corazón energético se encuentra en la provincia de Azuay, con lo cual estamos generando desarrollo. Otras eran las épocas en que Azuay y el país tenían que pasar penurias y se disponía de energía eléctrica a intervalos. En la época de Sixto Durán Ballén, por ejemplo, esto determinó que muchas empresas tengan pérdidas económicas. También están los servicios educativos y la protección social.

¿Sin duda quedan cosas pendientes?

Siempre hay cosas por hacer, pero este gobierno ha sentado las bases del desarrollo con un modelo educativo cuyos resultados veremos en las siguientes generaciones.

¿Quizás esto tiene un costo político?

Sí, hubo gente que se fue del movimiento (Alianza PAIS) porque primaron sus agendas personales. En los discursos que tenían hace 2 años, ellos sabían del plan de gobierno, de lo que era el buen vivir, ahora sus discursos han cambiado, pese a que firmaron los acuerdos donde estaban los ejes.

En el tema minero, ¿sigue la oposición?

Hemos sido claros en este tema, hay algunos concejales que buscan acomodarse de acuerdo con el tema político, mas no fijándose en el tema técnico o lo que necesita la ciudad. Hemos sido claros al indicar que si se logra evidenciar alguna situación en el proceso extractivo y que pueda afectar las fuentes hídricas, nosotros mismos tomaremos acciones para detener la actividad a fin de evitar el deterioro de la calidad del agua para la ciudad. Todos son proyectos estratégicos que están dentro de la Constitución, por lo tanto, tenemos autonomía para desarrollarlos.

¿La seguridad ha sido quizá lo fuerte en Azuay?

Hemos hecho un trabajo en diferentes sectores que antes eran considerados zonas de peligro, como la Terminal Terrestre, la plazoleta 9 de Octubre, la plaza la Merced, la zona de Tolerancia. En estos puntos, en los últimos 60 días, se han efectuado 460 operativos, se han revisado más de 1.130 establecimientos, se han producido 25 clausuras con resultados positivos, pero no solo pasa por la acción en estas zonas, sino que hay un trabajo conjunto con el Ministerio del Interior para recuperar estos lugares.

En Azuay hemos logrado reducir la cifra de 3,6 muertes violentas por cada 100 mil habitantes, cuando la media en el Ecuador está en 6 por cada 100 mil habitantes, por ello es que Cuenca es catalogada como una de las ciudades más seguras en Latinoamérica, también vamos a bajar los índices de robo a domicilios. Hemos logrado desarticular 2 bandas en los últimos días, reconozco que subió en febrero este delito, pero ahora se ha reducido. Son bandas locales con conexiones en otras provincias como Guayas y El Oro. Todo se comercializa en los mercados locales de Azuay.

¿Qué pasa con las redes de microtráfico?

Hay disputas de territorios y hemos decidido mantener controles permanentes donde sabemos del expendio de drogas. Falta mucho por hacer, pero se ha avanzado bastante. Hemos desarticulado varias organizaciones, pese al amedrentamiento que hemos tenido, pero no vamos a desmayar, al contrario, vamos a endurecer la vigilancia. Hemos pedido mayor acceso a los centros educativos para dar con los vendedores de droga, esta es una lucha de la que no vamos a rehuir. En la zona de la terminal terrestre se logró reducir la prostitución, había entre 40 o 50 trabajadoras sexuales, hoy hay menos de una docena y muchas de ellas están involucradas con el microtráfico.

En el tema vial, ¿cómo avanzan las transferencias y obras?

La provincia de Azuay es parte de la década ganada, muchas de las vías están habilitadas. Antes se hacía 12 horas a Macas, ahora son 4 horas, eso cambió en estos últimos años. Hay vías que, ante la ausencia de la autoridad provincial, hemos asumido. Han pasado 12 años que no hemos tenido un prefecto en el ámbito de la vialidad y estamos desarrollando algunas vías como la Ordóñez-Lasso que es un ingreso a la ciudad y se espera entregar en octubre, otras están suspendidas, pero se espera solventar los inconvenientes y terminarlas lo más pronto posible, como la autopista Cuenca-Azogues, o como la vía Girón-Pasaje y Sigsig-Chiguinda-Gualaquiza que son arterias de primer orden. (I)

Te recomendamos

Las más leídas

Contenido externo patrocinado