40 puntos críticos tienen los peatones para cruzar avenidas

27 de diciembre de 2013 00:00

El sol es intenso por estos días en Cuenca, tanto como el tráfico vehicular y la multitud de gente que intenta cruzar de una acera a otra.

El redondel ubicado en las inmediaciones de la gasolinera Eloy Alfaro, el de la chola cuencana, el sector de El Arenal, la Terminal Terrestre y otros están entre los 40 puntos conflictivos que tiene la capital azuaya para los peatones.

Las horas picos (de alto flujo de carros y personas) causan desesperación entre quienes pretenden movilizarse.

En el sector de Todos Santos, las líneas cebras no son respetadas por los conductores.

María León es una de las decenas de cuencanas que intenta cruzar la avenida de Las Américas, en dirección oeste-este, es decir, desde la acera de la bomba de gasolina hacia la vereda que se levanta sobre el distribuidor de tráfico, inaugurado hace aproximadamente un año.

Cuando un ciudadano intenta pasar por esta zona es advertido por las bocinas de unos tres carros que se desplazan en sentido norte-sur, por la misma avenida.

“Es peligroso, pasan rápido los carros”, manifiesta la mujer, exhausta, luego de la corrida que emprendió para cruzar.

Al percatarse de esos inconvenientes un agente civil de tránsito, quien prefiere no identificarse, llega hasta el paso peatonal.

En más de una oportunidad, el uniformado se coloca en media avenida para ayudar a los ciudadanos a pasar sin mayores contratiempos.

La intervención de la autoridad conciencia a los choferes, pues empiezan a ceder el paso.

Sin embargo, hay quienes luego de salir del redondel intentan tomar las rectas a alta velocidad y eso dificulta la frenada para permitir el paso de los transeúntes.

Situación similar ocurre en el redondel de la Feria Libre y sus alrededores.

Carlos Ramos, propietario de un local comercial ubicado en la avenida de Las Américas y General Escandón, desde hace dos años, comenta que en las horas pico la situación se torna complicada, pues vehículos y peatones cometen imprudencias que constantemente producen, al menos, roces entre carros.

“Aquí ha aumentado el tráfico en los últimos meses, sobre todo sábados y miércoles, desde que existe el distribuidor de tráfico y el Sistema Integrado de Transporte”, comenta. Varios ciudadanos comparten criterios en torno a lo congestionado del tráfico vehicular y la falta de conocimiento que existe en choferes y peatones.

El parque automotor crece
El alcalde Paúl Granda señaló que en los últimos meses se han detectado más de 40 intersecciones conflictivas de tránsito.

"Es decir ya sabemos en dónde hay problemas de tráfico en mayor y en menor medida para empezar a tomar decisiones", dijo.

Explicó que los problemas vehiculares obedecen a un incremento anual de más de 15 mil unidades.

“Existe una tasa de crecimiento del parque automotor de entre 10 y 15% cada año. Es insostenible”, acotó. Otro de los sectores difíciles de cruzar es el redondel de la Chola Cuencana y la Terminal Terrestre debido al congestionamiento vehicular y la falta de señalización. En esta zona los transeúntes esperan para cruzar en grupos. Otros, en cambio, por el apuro lo hacen corriendo sin importarles el peligro al que se exponen. Carmen Cabrera, ciudadana que siempre transita por este sector, indicó que se demora de cinco a diez minutos en caminar de una vereda a otra.

Te recomendamos

Las más leídas

Contenido externo patrocinado