Ecuador, 22 de Mayo de 2022
Ecuador Continental: 12:34
Ecuador Insular: 11:34
El Telégrafo
Comparte

La crecida del Tomebamba no afectó estructura de puentes

Tras el desbordamiento del río Tomebamba, los cuencanos tuvieron temor por los daños que pudieran haber sufrido los tres puentes por donde pasa el caudal, sin embargo un informe preliminar descartó cualquier riesgo. El nivel del agua llegó hasta los 158 metros cúbicos por segundo, cuando lo normal es de 20 y 30 m3/seg.

Esta sorpresiva creciente hizo pensar -especialmente a los conductores- que las bases de los pasos en el sector de El Otorongo y de El Vergel podrían presentar problemas, empero, las autoridades de la Municipalidad y de la Gobernación descartaron algún percance en las estructuras.

Xavier Barrera, gobernador encargado, dijo que la primera evaluación da como resultado que los puentes están en buenas condiciones y siguen dando servicio a la ciudadanía sin contratiempos.

Afirmó que continúa el monitoreo “para observar la respuesta de estos al alto tráfico en los próximos días”. Agregó  que se realizará un trabajo de prevención con los organismos de seguridad.

Los puentes recibieron el lunes una fuerte correntada que carcomió espacios cercanos a las bases, lo que causó que se restringiera la circulación en la noche por el paso de El Otorongo.

Para Xavier Murillo, director de Gestión de la Municipalidad, la crecida ha impedido que hasta ahora se pueda hacer una valoración certera. “No tenemos evidencias firmes de que los puentes tengan daños estructurales graves”, manifestó el funcionario.

El puente de El Vergel fue otra estructura que pasó a ser vigilada por los técnicos tras las lluvias del lunes, pero tampoco presenta problemas. “La velocidad del agua erosionó las márgenes del río, pero no podemos decir que las bases  hayan resultado afectadas”, aseguró Murillo.

Los ríos bajaron su caudal en las últimas horas. De 158 metros cúbicos de agua por segundo se redujeron a 40 m3/seg.

En los lechos se observa que la corriente del Tomebamba arrastró vegetación y objetos que estaban en sus orillas, entre ellos palos y hasta árboles.

La Policía y la Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos exhortaron a los ciudadanos a que no se acerquen a las riberas por el riesgo que representa la correntada.