En la antigua cárcel 1 continúa funcionando temporalmente el centro de detención provisional

El plan para revitalizar zona del expenal de Quito abarca 2 ejes

En la antigua cárcel 1 continúa funcionando temporalmente el centro de detención provisional
22 de octubre de 2014 00:00

La estructura del expenal García Moreno en Quito se vacía poco a poco. Los privados de la libertad sin sentencia continúan asilados en el Centro de Detención Provisional (CDP) ubicado en el extremo occidental de la edificación, mientras se define en dónde operará a futuro el CDP capitalino.

Entre tanto, la actividad en los alrededores del antiguo centro de rehabilitación social es similar a la habitual, aunque el ritmo es menor, sostienen los involucrados.

Por ejemplo, los integrantes de la asociación de vendedores Rocafuerte, que por años han ocupado la acera de enfrente del espacio de reclusión, siguen vendiendo comida preparada y snacks, además de guardar pertenencias prohibidas de ingresar a quienes visitan a los internos.

Celeste Cañar, una de las vendedoras, atendía presurosa ayer, alrededor de las 10:00, a un grupo de mujeres que iba a entrar al lugar.

Rosa Armijos, quien trabaja en el sitio desde hace unos 8 años, señaló que los 12 miembros de la asociación permanecerán allí “mientras siga funcionando el CDP y hasta tanto se decide en dónde nos reubicarán”.

Según Armijos, la noche del lunes se reunieron con personal de la Agencia de Coordinación Distrital de Comercio (ACDC) del Municipio.

En dicha cita, los vendedores habrían planteado para su reubicación los alrededores de  la maternidad que se construye en el barrio Nueva Aurora (sur) y del CDP, pues -afirman- han escuchado que se edificará también una en el sur.

Lo que los comerciantes tienen claro es que no aceptarán que los lleven a mercados. Mientras tanto, los vecinos de la zona dicen que “ya se extraña al expenal”, a pesar de que todavía no se ha ido del todo, como señaló César Verdugo, un habitante del barrio San Roque. “Pese a lo que la gente pueda pensar, los alrededores de la cárcel son muy seguros porque con tanto patrullero y policía uno está bien protegido”, aseguró el morador.

Mientras tanto, el Ministerio de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi) afina el proyecto que reemplazará al centro de rehabilitación social capitalino.  

Bernardo Rosero, gerente del Proyecto de Revitalización del Centro Histórico del Miduvi, dijo hace poco a EL TELÉGRAFO que el plan de convertir la edificación en un hotel de lujo se complementaría con el establecimiento en el espacio de otros elementos, como un centro cultural y uno de desarrollo social en beneficio de toda la zona.    

Te recomendamos

Las más leídas

Contenido externo patrocinado