Quito invirtió más de $ 500.000 en señalética

- 21 de mayo de 2018 - 00:00
Las señales verticales de información son las mayormente afectadas por el vandalismo o por conductores que pierden pista por manejar a gran velocidad.
Foto: Mario Egas / EL TELÉGRAFO

Los accidentes de tránsito son la principal causa de daños a postes, avisos, semáforos y arbolado urbano seguidos de vandalismo y tiempo de uso.

El efecto de los accidentes de tránsito, el vandalismo y el tiempo de uso son las principales razones por las que gran parte del mobiliario urbano de la capital debe ser reparado o reemplazado.

En el primer trimestre de este año, por ejemplo, la empresa municipal de transporte y obras públicas invirtió $ 115.000 en la reparación de derribos de señales verticales, como las de “pare” y “ceda el paso” y de los postes y báculos de los semáforos.

De acuerdo con Christian Zaragocín, gerente de Operaciones de Movilidad, la entidad, tiene previsto invertir alrededor de $ 300.000 durante todo el año para reparar este tipo de daños.

En 2017, la Epmmop levantó y repuso alrededor de 264 elementos semafóricos que fueron derribados principalmente debido a accidentes de tránsito. Solo en estos trabajos invirtió aproximadamente $ 428.000.

Zaragocín explica que los choques son las principales razones de que la señalética y de elementos semafóricos en la capital sean tumbados.

Una señal vertical cuesta entre $ 60 y $ 80; un báculo para semáforos (poste curvo de sostén) tiene un precio alrededor de $ 1.500; la cabeza del semáforo cuesta entre $ 200 y $400, mientras que solo el regulador, la computadora que transmite los datos al centro de gestión de la intersección, cuesta $ 15.000.

El mobiliario urbano también se ve afectado con pintura o porque la gente los golpea y deforma sin motivo. Incluso se roban los pulsadores de los pasos peatonales.

En cuanto al descuido de los conductores, este también causa daños al arbolado urbano. El año pasado se registraron 55 afectaciones de este tipo a causa de siniestros viales.

Según la Gerencia de Administración de Parques y Espacios Verdes del Cabildo, la valoración de un árbol se basa en dos parámetros: el tipo de especie (nativa o exótica) y la edad.

Las especies nativas son las de mayor valor; por ejemplo, si un auto ocasiona el volcamiento o laceración de una palma coco cumbi, podocarpus o roble andino de siete años de edad, debe pagar $ 350.

En cuanto a las especies exóticas un álamo plateado de siete años está valorado en $ 250; uno más joven (cuatro años) de la misma especie está en $ 80. Mientras que un árbol de más edad incrementa su valor.

La mayor parte de accidentes en Quito se registran en la avenida Simón Bolívar. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: