Quito necesita siete obras para tener agua a futuro

- 12 de febrero de 2019 - 00:00

El Plan Maestro de Agua capitalino establece el cumplimiento de una serie de fases para garantizar el servicio durante la segunda mitad de este siglo.

Vicente Armas cuida el consumo de agua en su casa, ubicada en el barrio Bellavista Alta (noroccidente de Quito).

No lo hace “por moda ecológica”, sino por la conciencia que adquirió cuando llegó a la zona con su familia hace 30 años y el sector no contaba con el servicio.

“Éramos inquilinos, pero teníamos que ayudar para abastecer a toda la casa. Había grifos en cada calle y cada lote tenía unas horas a la semana para abastecerse. Recuerdo que teníamos turno durante las noches y a veces había que amanecerse”.

Hoy, Armas vive en un departamento propio y agradece que desde la construcción del sistema Papallacta, en la alcaldía de Rodrigo Paz (1988-1992), el servicio en la zona es permanente.

Según la empresa municipal Agua de Quito, el 99,31% del área urbana y rural capitalina tiene acceso al líquido en la actualidad.

Para llegar a ese nivel de cobertura, el gobierno local ha ejecutado una serie de obras durante varias administraciones.

Por ejemplo, en junio de 2000 entró en operación la primera fase del sistema La Mica-Quito Sur, que hoy atiende a unas 600.000 personas precisamente del sur.

La capital produce en promedio 8,1 metros cúbicos por segundo (m³/s) y, de acuerdo con el Cabildo, ese es aproximadamente el nivel de consumo actual de la ciudad y sus parroquias rurales.

Para evitar problemas de abastecimiento, la capital debe ejecutar varios proyectos al menos hasta el año 2040, según el Plan Maestro elaborado en 1997 y actualizado en 2011 por la consultora Hazen and Sawyer P.C.

Uno de ellos, Chalpi Grande-Papallacta, se encuentra en construcción en la provincia de Napo.

Permitirá incrementar en 2,2 m³/s el caudal, lo que beneficiará directamente a las parroquias nororientales y garantizará el servicio para la capital hasta el año 2040.

Además se amplía la planta de tratamiento de Paluguillo y está próximo el tendido de la línea de distribución Paluguillo-Parroquias Orientales. En todo se invierten unos $ 100 millones.

Sin embargo quedan por realizarse al menos siete trabajos para garantizar el agua en la segunda mitad del siglo, como la captación del líquido de los ríos Blanco, Quijos Norte y Quijos Sur; Fase II de Optimización del sistema La Mica; de Atacazo Lloa y los proyectos Mindo Bajo, Colinas Norte, Galerías Guápulo y Aguas Subterráneas.(I) 

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: