Quito abrirá una escombrera en el sector de los valles

- 30 de enero de 2018 - 00:00
Los fondos de compensación que reciben las comunidades cercanas al relleno sanitario de El Inga se usaron para construir el embaulamiento.
Foto: Mario Egas / et

Tras el cierre de la escombrera Piedras Negras el 30 de junio anterior, la disposición de desechos de construcción se complicó para los habitantes de los valles de Quito.

Francisco Cajas, quien vive en Yaruquí y se dedica al transporte de este tipo de residuos hace 12 años, dice que la decisión “aumentó la distancia de los viajes”.

A cambio no elevaron los precios. “Si subíamos el costo, la gente habría protestado y, de seguro, el negocio habría disminuido”.

Piedras Negras, ubicada en la parroquia Pifo, fue cerrada por el Municipio cuando se había usado el 20% de su capacidad para construir allí la ampliación de la planta de agua del sistema Paluguillo.

Según Cajas, Oyacoto (norte) y El Troje 4 (suroriente) se convirtieron en las alternativas para depositar los escombros de los valles de Tumbaco y Los Chillos.

Sin embargo, el cierre de la segunda a raíz del deslizamiento ocurrido el 5 de diciembre y que dejó sin agua a 600.000 capitalinos, volvió aun más difícil la situación.

El Municipio abrirá una escombrera próximamente en el barrio Santa Ana, de la parroquia La Merced (suroriente), como alternativa.

Juan Pablo Flores, gerente de Operaciones de la empresa municipal de gestión de residuos sólidos, comenta que el proyecto beneficia al Cabildo y a la comunidad.

Por un lado, el gobierno local cuenta con un espacio para depositar desechos de construcción durante -se calcula- de ocho meses a un año.

Entre 200 y 250 metros cúbicos (m³) diarios de escombros producen los valles.

Daniel Alquinga, presidente del Comité Promejoras de Santa Ana, señala que el beneficio para el barrio es el relleno de un tramo de una quebrada seca (con agua cuando llueve).

Sobre él se completará un camino que unirá al sector. En tanto que bajo la escombrera correrá un embaulamiento de la quebrada, construido por los moradores.

Tanto para la calle como para el embaulamiento se usa el fondo de compensación que paga el Municipio a los sectores aledaños al relleno sanitario de El Inga. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: