El Municipio analiza la reubicación de afectados por deslave en Quito

- 27 de febrero de 2019 - 00:00
Rodrigo Tonato (izq.) observa mientras un grupo de vecinos se alista para mover su camioneta, dañada por el deslave del lunes en Conocoto.
Foto: Luis Almeida / El Telégrafo

Rodrigo Tonato llegó hace una década a la capital desde su natal Cotopaxi en busca de trabajo y mejores condiciones de vida.

Hace ocho años sus sueños empezaron a tomar forma cuando construyó, junto con su esposa, una casa en el sector Santa Teresita de Conocoto, al suroriente de Quito.

Pero esos sueños se convirtieron en pesadilla la tarde del lunes cuando un deslizamiento de tierra destruyó su casa. El alud no solo terminó con sus posesiones, sino que hirió a su esposa y a sus tres hijos. Él se libró del desastre pues se encontraba en su trabajo.

Usando nada más la ropa que llevaba puesta, la noche del lunes estuvo en los hospitales pendiente de su familia. El martes 26 de febrero volvió al sitio donde quedaba su hogar con una receta para su hijo y se la entregó al personal del Municipio para que le proveyeran del dinero.

Para eso se utilizó parte del Fondo de Emergencia ($ 2 millones) con que cuenta el gobierno capitalino y que se activó de inmediato, según Gabriela Arellano, de la secretaría Metropolitano de Seguridad.

La Municipalidad ayudará también con recursos a las restantes seis familias damnificadas. Esto incluye, en principio, albergue en refugios municipales y la provisión de alimentación y vituallas para quienes no tienen un lugar para quedarse.

Luego, la entrega de un fondo mensual para el pago provisional de arriendos. Y, por último, la reubicación en planes de vivienda del Cabildo.

Esto último se analiza, según Arellano, pues Santa Teresita de Conocoto está en fase de regularización.

En la zona del deslizamiento, ubicada sobre una pendiente en la parte alta del barrio, hay un letrero que advierte que allí no se puede construir. Sin embargo, además de las casas afectadas, existen en el punto otras cuatro o cinco.

Hasta este martes 26 de febrero, ocho de las nueve víctimas del alud estaban fuera de peligro. Pero la menor de la familia Lapo, de dos años, seguía en cuidados intensivos. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: