Las altas temperaturas aumentan el peligro de incendios forestales

- 31 de diciembre de 2015 - 00:00
El año 2012 continúa siendo el período más caluroso registrado en la ciudad y en el país; es, asimismo, en el que más incendios forestales ocurrieron. 3.796 hectáreas se quemaron durante ese año en la capital.
Foto: Archivo/El Telégrafo

Este año se han quemado más de 3 mil hectáreas de zonas verdes en el Distrito Metropolitano de Quito, incluida un área aún no determinada de pajonales de la parroquia Lloa, que ardieron alrededor de 48 horas entre la noche del 23 y la madrugada del 26 de diciembre.

La afectación de unas 9 especies vegetales y animales era, hasta el 28 de diciembre, el saldo provisional del incendio que consumió una gran extensión del páramo ubicado en la parte alta de la parroquia Lloa, una hora al occidente de Quito.

Alrededor de 100 personas, entre integrantes del Cuerpo de Bomberos de Quito (CBQ) y elementos de las Fuerzas Armadas combatieron, junto con unos 25 vecinos de la parroquia capitalina, el fuego por alrededor de 48 horas entre el 23 y el 25 diciembre. En la madrugada del sábado 26, el descenso de la temperatura en la zona ayudó a que las llamas se extinguieran.

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal atribuyó la rápida propagación del incendio y las dificultades para su control a la inaccesibilidad del sector del siniestro (a 7 kilómetros del poblado) y, sobre todo, a las condiciones ambientales reinantes.

Entre estas últimas figuraban, según el COE, la presencia de fuertes vientos, la alta radiación solar y la sequedad de pajonales y arboledas a causa del inusual período seco que afrontó la mayor parte de diciembre el Distrito Metropolitano de Quito (DMQ).

Este año, al igual que ha ocurrido en el resto del mundo, el DMQ ha afrontado la extensión de los períodos secos y la consecuente elevación de las temperaturas.
Sin ir demasiado lejos, el domingo pasado, la sensación de calor fue alta en la capital. Según el Instituto Nacional de Meteorología e Hidrología (Inamhi), la estación Iñaquito (centro-norte) registró ese día 26,8 °C (grados Celsius), mientras que en Tababela (al nororiente) el calor llegó a los 28,6 °C; en Tumbaco, los termómetros marcaron 26 °C y en el sur, 21,8 °C. Lo que determina que la temperatura promedio en el distrito haya estado cerca de los 25,8 °C durante el fin de semana.

Fabián Salas, técnico del Inamhi, explicó que esos niveles de temperatura no son normales, porque a inicios de mes se vive la época de lluvias, propias de la región interandina. “Pero las condiciones atmosféricas no son favorables para que haya precipitaciones, porque tenemos aire seco-frío, poca humedad relativa, cielos nubosos, bastante calentamiento en horas del día y eso hace que no haya precipitaciones significativas”, dijo el técnico del Inamhi.

El experto explicó que en los niveles altos y medios de la atmósfera se tiene un sistema de alta presión (buen tiempo), es decir poca humedad relativa, no hay presencia de nubosidad y el aire es seco. Detalló que en las mañanas se evidencian cielos poco nublados, mientras que al final de la tarde, el cielo está parcialmente nublado; sin embargo, el calentamiento diurno, sobre todo del mediodía, es significativo porque la radiación solar es directa y porque no hay presencia de nubes. “Esto provoca el calentamiento de la ciudad en horas del mediodía”, dice Salas, quien afirma que estos cambios de temperatura se deben, en términos generales, al cambio climático y más concretamente a una variabilidad climática, que en la actualidad se evidencia no solo en el Ecuador con este inesperado verano, sino en otros países como Paraguay, Argentina, Uruguay, Chile, Brasil, en donde, por el contrario, se están produciendo inundaciones.

Esta situación de aumento del calor incrementa las posibilidades de que ocurran incendios forestales. Este año, por ejemplo, durante la época seca ‘normal’ (de junio a septiembre), los bomberos registraron 1.916 eventos relacionados con las llamas en áreas naturales; de estos, 201 fueron de magnitud.

Esto significó que más de 3.100 hectáreas (ha) de zonas verdes resultaran afectadas. De estas, las que mayor afectación tuvieron son: el cerro Ilaló (174 ha), Cruz Loma (33 ha), la Facultad de Agronomía (95 ha), cerro Auqui (60 ha), Lloa (49 ha) —sin contar el último evento—, Puembo (730 ha), El Quinche (115 ha), San José de Minas (225 ha) y Chiriboga (180 ha).

Adicionalmente, este año tuvo un registro negativo en el tema de víctimas a causa de incendios forestales. Tres aspirantes a bomberos perdieron la vida en septiembre durante la lucha contra el fuego en el sector de Puembo. Se trató de los reclutas Jonathan David Nazimba, Jonathan Paúl Dionisio Vásquez y Carlos Bastidas. Josué Aizaga resultó herido de gravedad y fue llevado a los EE.UU. para su recuperación; Aizaga retornó al país el 23 de diciembre.

No obstante, el récord lo sigue manteniendo el año 2012. En ese período, se consumieron 3.796 hectáreas en el distrito. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: