Dos horas duró el desfile de vehículos decorados

En Amaguaña la fiesta es con agua, anilina y espuma

- 08 de febrero de 2016 - 00:00
Pregones, carros alegóricos y desfiles fueron parte de la fiesta del Corso del Carnaval de Amaguaña, que se realizó ayer en dicha parroquia.
Foto: Carina Acosta / El Telégrafo

Los vehículos decorados con flores, frutos y hoja de caña guadua se abrían paso al mediodía de ayer en Amaguaña, al sur oriente de Quito, entre los participantes y el público llegado desde diferentes puntos del país y hasta del exterior, quienes se concentraron para la Fiesta del Corso de Flores.

Ana Rosa Morales, de 32 años, moradora del sector de Quitumbe, en el sur de Quito, llegó al lugar a las 09:30 de ayer para ganar una buena ubicación junto a la tribuna.

Morales llegó junto con su esposo e hijos. Contó que las 2 horas de espera para ver la comparsa valieron la pena porque durante ese lapso logró degustar los platos tradicionales de la parroquia, mientras sus hijos lanzaban espuma de carnaval a los demás asistentes.

“Estas festividades son una buena opción para las personas que nos quedamos en Quito y que no tenemos recursos para ir a otra parte. La pasamos muy bonito”, manifestó entusiasmada Ana Rosa.

Los visitantes extranjeros que acudieron al desfile señalaron que quedaron satisfechos con el ambiente festivo. John Jairo Sigüenza, que llegó desde Barranquilla (Colombia), quedó maravillado al ver cómo la gente festejaba el carnaval: con agua y anilina, su ropa estaba manchada de un sinfín de colores, al igual que su camisa blanca.

Con carioca en mano, el joven se animó a rociar espuma a los carnavaleros que le lanzaban agua con una pistola. “Mi hermana y yo pasamos muy bonito, ojalá podamos disfrutar esta fiesta el próximo año”, comentó Sigüenza.

El clima fue ideal en el Carnaval de Amaguaña. Esto fue bien aprovechado por los vendedores que se aglomeraron en la avenida E35 y en las calles aledañas de la parroquia. Había una oferta surtida de alimentos: cevichochos, ensaladas de frutas, huevitos chilenos. Además, se ofertaban hasta cariocas, mangueras de agua y ‘palos para selfies’.

El evento estuvo resguardado por unos 500 efectivos de la Policía y de agentes Metropolitanos de Tránsito. No se reportaron accidentes. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto:
Medios Públicos EP