El titular del Municipio se refirió el martes al Metro, intercambiadores, entre otros proyectos

El 76% de obras atribuidas por Rodas a su gestión son heredadas

- 08 de diciembre de 2016 - 00:00
La construcción de los intercambiadores del sector de Carapungo y la av. De Los Granados se encontraba en los planes del Municipio desde hace años.
FOTO: Archivo/ El Telégrafo

Los proyectos mencionados por el Alcalde durante la Sesión Solemne se hallaban en proceso de construcción o estudios cuando él asumió el Cabildo.

El Metro, la prolongación de la av. Simón Bolívar, el parque De Las Diversidades, la planta de tratamiento de aguas residuales de Quitumbe y la plaza comercial La Michelena fueron algunas de las obras cuya ejecución destacó el alcalde Mauricio Rodas durante la Sesión Solemne por los 482 años de fundación de Quito.

La autoridad capitalina no mencionó, sin embargo, que 13 de los 17 proyectos que resaltó (el 76%) se habían iniciado o se hallaban en planes cuando él inició su gestión en mayo de 2014.

La Fase I del Metro, por ejemplo, arrancó en enero de 2013. Esta parte estuvo constituida por la construcción de las estaciones multimodales El Labrador (norte) y La Magdalena (centro-sur) del sistema subterráneo de transporte.

El propio Rodas constató la culminación de estos trabajos en un recorrido realizado el 5 de mayo del año anterior junto con el ministro de Finanzas, Fausto Herrera y el vicepresidente del Banco Mundial (BM) para América Latina y el Caribe, Jorge Familiar.

Aquel día, el Alcalde dijo que las paradas entrarían en funcionamiento en su parte multimodal (trolebuses y buses) durante las siguientes seis semanas.

No obstante, únicamente la estación La Magdalena opera en la actualidad para buses de transporte urbano. La actividad arrancó en ese espacio con cinco líneas el 23 de noviembre del año anterior.

Algo similar ocurre con el intercambiador construido al ingreso del sector de Carapungo (norte), inaugurado por Rodas el 5 de septiembre pasado, con nueve meses de retraso frente a la previsión inicial de la actual Alcaldía.

La obra fue ideada por la administración de Augusto Barrera, que logró un avance del 2% en trabajos preparatorios para el proyecto.

Durante el acto inaugural, el Alcalde reconoció que se trataba de una herencia, aunque atribuyó a supuestos problemas de índole jurídica y de planificación que los trabajos se retomaran nueve meses después de que él asumiera el cargo del gobierno de la ciudad capital.

Un argumento similar fue usado, en su momento, para justificar la demora en la terminación del Centro de Comercio del Comité del Pueblo (nororiente) y la Plaza Comercial La Michelena (sur), que estaban en construcción en mayo de 2014.

La primera de las estructuras fue abierta en noviembre de 2015 y la segunda el 20 de agosto anterior.

En cuanto al aseguramiento de la provisión de agua en caso de una erupción del Cotopaxi, la obra fue planteada por la Politécnica Nacional en 2004, durante la alcaldía de Paco Moncayo.


La movilidad alternativa y el sistema quitocables afrontan críticas

Varios proyectos del Alcalde de Quito registran problemas de ejecución

El 3 de marzo del año pasado, el alcalde Mauricio Rodas anunció su Visión de Movilidad 2015-2030 para la ciudad.

Uno de los ejes planteados era el fortalecimiento de la movilidad alternativa.

La propuesta se ha cumplido de manera parcial hasta el momento.

Con retrasos en su implementación frente a los anuncios oficiales, un grupo de 300 bicicletas eléctricas (con ayuda al pedaleo) empezaron a funcionar en el sistema municipal de préstamo de este tipo de vehículos, más conocido como BiciQuito.

En cuanto al propósito de la realización en la ciudad de la conferencia internacional sobre urbanismo Hábitat III, del 17 al 20 de octubre pasado, el Cabildo empezó un replanteamiento de las ciclovías en el norte de la ciudad y se anunció la extensión de la red de ciclorrutas hacia la zona sur.

Sobre lo primero, no han faltado críticas de activistas y usuarios de la bicicleta respecto a una supuesta improvisación municipal a la hora de establecer nuevas zonas de circulación para vehículos no motorizados de dos ruedas.

El tramo de ciclovía creado en la acera oriental de la av. De Los Shyris (centro-norte) es uno de los que provoca rechazo entre la gente.

No se oponen a su establecimiento, sino a la falta de claridad para su uso.

Vilma Piedra, quien viaja todos los días de su casa al trabajo en bicicleta, aseguró ayer que la falta de señalización sobre la avenida o la acera, no deja claro ‘por dónde se debe circular sobre ruedas’.

Mientras tanto, el proceso de automatización del sistema BiciQuito, en el que la Alcaldía prevé usar $ 3,3 millones, no concluye todavía.

Sin embargo, quizás el proyecto de movilidad que más problemas y oposición ha generado es el de transporte en teleféricos, bautizado como Quitocables.

Uno de los problemas que coartan a la obra es la poca capacidad que ha tenido para levantar fondos para su ejecución.

A finales de 2014, el Alcalde viajó a Europa para, entre otras, cosas, buscar alrededor de $ 200 millones de la Agencia Francesa de Desarrollo para el proyecto.

No obstante, el 14 de mayo de 2015 Rodas anunció que se abría un espacio para alianzas público-privadas con el fin de captar recursos para la construcción de las cuatro líneas previstas.

Pero el 3 de diciembre del año anterior, el titular del Cabildo anunció que la ciudad financiaría con $ 44 millones la Línea Norte, entre La Roldós y La Ofelia, por tratarse ‘de un proyecto social’. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: