En Cotocollao se guarda la historia ecuatoriana en la Biblioteca Aurelio Espinosa

- 19 de julio de 2019 - 00:00
En la Biblioteca Aurelio Espinosa Pólit se encuentra también una colección antropológica ecuatoriana y objetos de la época colonial.
Dayana Vinueza / EL TELÉGRAFO

Quizá los habitantes de Cotocollao, norte de Quito, pasaron miles de veces frente a esta edificación; tal vez, otros tuvieron la curiosidad de saber qué había dentro; otros al ver que se trataba de una biblioteca no se atrevieron a entrar.

Sin embargo, la Biblioteca Ecuatoriana Aurelio Espinosa Pólit (BEAEP), ubicada en las calles José Nogales y Francisco Arcos, es mucho más que un lugar lleno de libros. Allí hay también un Museo de arte e historia, un herbario, y la más grande colección de mariposas ecuatorianas.

Inaugurada en 1929 por el padre Aurelio Espinosa Pólit, este espacio es el centro de investigación cultural más completo sobre autores ecuatorianos.

Cuenta con 300 mil ejemplares  entre el Fondo Antiguo Ecuatoriano, el Fondo Antiguo Extranjero y 16 fondos personales, donados por los familiares de escritores y personajes.

Además cuenta con una hemeroteca con más de 7.000 títulos de revistas y periódicos impresos desde el siglo XIX hasta la actualidad. Gran parte de este material se encuentra digitalizado y disponible para consulta en la sala de lectura o en el catálogo en línea: www.beaep.ec.

Recorrer todo el lugar toma más de cuatro horas. Allí se encuentran piezas como la pila en la que fue bautizado Eloy Alfaro o el machete con el que fue asesinado Gabriel García Moreno.

Hay cuadros, esculturas y objetos de las épocas colonial, republicana, y moderna. También una colección de arqueología ecuatoriana y una sala de historia que destaca momentos y personajes para el país.

Así, se encuentra la letra del Himno Nacional del Ecuador, escrita de puño de Juan León Mera, el arma y una daga del Mariscal Antonio José de Sucre; y varios retratos de conocidos personajes de la historia.

Hay también una colección de pinturas paisajistas de Emilio Moncayo, que retrató cada rincón del país a pedido del fundador. (I)    

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: