Tecnologías limpias para transporte

- 20 de julio de 2016 - 00:00

El sector automotriz ha tenido una evolución significativa a partir del siglo XX, adaptándose a la cotidianidad del ser humano gracias a los avances tecnológicos en electrónica, aerodinámica, estructuras, materiales y propulsión que promueven beneficios para el diseño de manufactura (asientos, paneles), mantenimiento y operación de las nuevas unidades. Actualmente, los más destacados por cumplir estas características son los vehículos híbridos y eléctricos.

Un vehículo híbrido cuenta con dos tipos de tecnología para la generación de movimiento, la combinación más usual es la que emplea un motor de combustión interna (ciclo Atkinson) con un motor eléctrico, que por lo general aprovecha la energía cinética, producida a partir del movimiento del vehículo, para transformarla en energía eléctrica que es usada para recargar las baterías. La combinación del motor de combustión, operando en su máxima eficiencia y la recuperación de energía cinética, mejora el rendimiento de los vehículos híbridos en comparación a un vehículo convencional.

Según datos de la Asociación de Empresas Automotrices del Ecuador, en 2015 la introducción de vehículos híbridos en el país ha sido progresiva, de 2010 a 2014 creció un 45%, además, como alternativa de futuro a la movilidad y transporte urbano, existe la iniciativa de promover la venta de vehículos eléctricos en el mercado nacional, debido a que es una tecnología más eficiente y que tiene un impacto ambiental menor que la convencional. Los motores de estos vehículos funcionan con electricidad almacenada en baterías recargables. Al no usar combustibles fósiles disminuye el nivel de emisiones de CO2 en la atmósfera.

En Ecuador se comercializan vehículos eléctricos desde el 26 de enero del presente año, sin embargo, existen limitantes para su adquisición, entre las más importantes está el rango de autonomía que poseen (distancia que puede recorrer hasta su próxima recarga). Según estudios del Instituto Nacional de Eficiencia Energética y Energías Renovables (INER), al analizar vehículos de varias marcas se determinó una autonomía promedio de 147 km, cabe recalcar que dicha autonomía depende de las condiciones a las que estén sometidos, que tiene que ver con el tipo de conducción y su sistema particular. Aunque, tomando en cuenta el ritmo con el que se está innovando este sector, es seguro que se podrá superar cualquier tipo de limitante a corto y mediano plazo.

Por tanto, es necesario ajustar las políticas públicas y articular los planes de movilidad a nivel local y nacional con las nuevas tecnologías en vehículos para aprovechar todo su potencial y superar los problemas propios del transporte. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: