Las lecciones de Mandela, ironías de un mundo al revés

- 17 de julio de 2018 - 00:00

Eduardo Galeano en su obra “Los Hijos de los Días”, el 1 de julio anota: “En el año 2008, el gobierno de los Estados Unidos decidió borrar a Nelson Mandela de la lista de terroristas peligrosos. Durante sesenta años, el africano más prestigioso del mundo había integrado ese tenebroso catálogo.”, veamos sus culpas.

Desde 1963 y durante 27 años fue el prisionero más famoso del mundo, su lucha contra el apartheid significó la cárcel donde tuvo que soportar celdas estrechas y húmedas, aislamiento y trabajos forzados, humillación y agresión. En 1990 luego de que fuera excarcelado continuó su lucha social y en 1993 recibió junto con Frederick De Klerk el Premio Nobel de la Paz.

En 1994 fue elegido Presidente de Sudáfrica. En 1996 promovió la reconciliación nacional y constituyó la Comisión para la Verdad y la Reconciliación. En 1999 dejó la Presidencia de Sudáfrica y también la vida pública, pero desde su Fundación promovió la educación rural, becas universitarias para africanos y combatió el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA).

En el año 2009, la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU), designa el 18 julio como el Día Internacional de Nelson Mandela, en reconocimiento a su lucha por la liberación y unidad de África, así como por la labor humanitaria para la solución de conflictos, las relaciones interraciales, los derechos humanos, la reconciliación, la igualdad entre los géneros, los derechos de los niños, las personas privadas de libertad, otros grupos vulnerables y, la defensa de las comunidades pobres y subdesarrolladas.

Estas son las culpas de aquel humilde personaje nacido el 18 de julio de 1918, en una aldea a orillas del río Mbashe, Sudáfrica y miembro de la Tribu Tembu, clan Madiba.

Desde aquel entonces dio lecciones de dignidad para transformar la realidad de su pueblo sumido en el apartheid y la pobreza y promover un mundo que enfrente al racismo, la inequidad y la guerra desde los derechos humanos, la justicia social, la reconciliación y la paz; razones suficientes para que el imperio más poderoso del planeta lo catalogue como un terrorista peligroso, vaya ironía de este mundo al revés. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: