La generación del conocimiento

- 15 de julio de 2018 - 00:00

El consolidar un Ecuador mejor depende de las acciones integradas que los ecuatorianos y las ecuatorianas lleven a cabo -de forma integral- desde cada uno de los espacios en donde tienden a imprimir su contribución orientada a la búsqueda de una nación más próspera, justa y solidaria. Y, precisamente, un espacio clave, es la generación de conocimiento; en donde el sistema educativo -específicamente las universidades y escuelas politécnicas- juega un rol fundamental mediante los esfuerzos investigativos que realizan y, luego, son tomados por el sector empresarial privado, las organizaciones del sector público o las organizaciones promotoras del desarrollo social como base del proceso de transformación de una sociedad que, ante todo, busca el mayor bienestar de su gente en armonía con los otros seres vivos que habitan este planeta llamado Tierra.

En definitiva, como se puede ver, el conocimiento generado por el sector académico toma relevancia cuando se vuelve útil para solucionar un problema social o para mejorar el funcionamiento de algún ámbito que la sociedad lo reconoce como clave a la hora de sentar las bases de un futuro en donde la preocupación por el bienestar colectivo     -sobre la base de esfuerzos colaborativos integrados- se vuelve el centro impulsor de la interacción social. Rompiendo, así, paradigmas -que se han mantenido por años- sustentados en que era suficiente que el conocimiento generado sirva, principalmente, para la discusión entre académicos, independientemente del uso que se le puede dar para la mejora de la sociedad en que interactúan los centros de educación superior.

De ahí, la importancia -como bien lo resalta la actual Senescyt- de promover “proyectos de investigación e innovación que estén orientados a cubrir necesidades prioritarias -sociales, sectoriales, productivas- y aportar al desarrollo del país”; eso significa alinear la generación de conocimiento a una verdadera transformación social, en donde la activación permanente y sistémica de las cuatro hélices -Estado, sector productivo, sociedad civil y sistema educativo- sea el origen de esa energía que requiere un Ecuador del futuro en donde la calidad, productividad e innovación sean los principios rectores de su funcionamiento sistémico. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: