El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Lun.21/Jun/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

¿Qué pasa en Sudamérica?

16 de noviembre de 2020 14:59

Sudamérica es un espacio con características socioeconómicas singulares. Un extenso terreno con un pasado colonial común, que marca muchas de las características identitarias de sus comunidades, y que se distingue por ser la región con mayores desigualdades económicas del globo.

En este contexto, las aguas del panorama político de la región se han agitado más de lo normal en los últimos meses. Me refiero a eventos como el plebiscito chileno que resultó favorable para quienes apoyaban una reforma constitucional, la elección de Luis Arce en Bolivia, la destitución del Manuel Vizcarra al cargo de presidente. Y como no podía faltar, la elección de Joe Biden como el cuadragésimo sexto presidente de Estados Unidos, que, si bien no es un Estado sudamericano, la importancia de este evento definitivamente tiene repercusión política de este espacio.

Los eventos mencionados, se encuentran ligados a cuestiones históricas que no han sido resueltas en la región. Temas como una visión de desarrollo que logre generar tanto crecimiento como equidad, una perspectiva de integración que prepondere la autonomía de la región, y que a su vez logre un efectivo comercio intrarregional. Así como la necesidad de lograr modelos institucionales que castiguen efectivamente la corrupción son temas pendientes para todos los gobernantes sudamericanos.

En el caso chileno, podemos dar cuenta que el modelo que trajo un crecimiento sostenido y acelerado, no logró trasladarse efectivamente en mejorar la calidad de vida en todos los sectores poblacionales. En Bolivia, si bien el pueblo se levantó en contra de Evo Morales por irse en contra de la alternabilidad (cuestión básica para mantener una democracia), en lo económico logró resultados favorables. En el caso peruano, podemos observar que dos expresidentes son destituidos por casos de corrupción en condiciones muy parecidas en menos de dos años.  

Por otro parte, los modelos de integración que mantenemos actualmente tienen sus beneficios económicos, pero no han logrado generar políticas de coordinación. Esto permite que potencias globales puedan interferir con mayor facilidad en los países sudamericanos. Por lo que hay que mantenerse atentos a las decisiones de la política exterior de Biden con respecto a nuestro espacio y la respuesta china y rusa.

América del sur sigue siendo un espacio de disputas políticas con temas históricos sin resolver. En las últimas décadas se ha generado una bipolarización ideológica que ha fragmentado aún más a las sociedades. Es momento de superar las dicotomías ideológicas para no caer en radicalizaciones, aprender de los errores cometidos y enfocarnos es resolver dichas las cuestiones pendientes teniendo en cuenta las pluralidades de la región. (O)

Cortesía: UIDE
Lectura estimada:
Contiene: palabras

Contenido externo patrocinado