El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Dom.1/Ago/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

Lecciones de la renuncia de Morales y el triunfo del MAS

28 de octubre de 2020 00:00

Las Elecciones Generales de Bolivia de 18 de octubre son las últimas de 2020. Las Elecciones Generales de Ecuador de 7 de febrero serán las primeras de 2021. Ambos países andinos viven sus procesos electorales luego de décadas de gobiernos pos-neoliberales y sin sus principales líderes.

En 2005, tras la crisis por la explotación de las reservas de gas natural, el aymara y sindicalista Evo Morales ganó los comicios. Triunfó, asimismo, en la revocatoria del mandato de 2008 y las elecciones de 2009 y 2014. Su mayor victoria es la reducción de la pobreza de 60% a 38% y la miseria de 34% a 15%. 

La Asamblea aprobó la convocatoria para un referéndum sobre la reelección presidencial. A pesar que ganó la opción no, el Tribunal Constitucional viabilizó una nueva reelección de Morales. En octubre de 2019 volvió a ganar. La OEA cuestionó los resultados. Morales anunció la renovación del Tribunal Supremo Electoral y la convocatoria a nuevas elecciones. Ante las protestas, el Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas e, inclusive, la Central Obrera Boliviana, el mayor aliado del Gobierno, sugirieron su renuncia. Morales aceptó.

En medio de la crisis, la Senadora Jeanine Áñez reemplazó a Morales. El Gobierno interino dio un giro de 180 grados y buscó desmantelar el Estado plurinacional llegando, incluso, a la incitación del racismo en un país en que el 40% es indígena.

El MAS, más allá de Morales, es un partido político que articula a una serie de movimientos sociales. Surgió la candidatura de Luis Arce que, en 11 años como Ministro de Economía y Finanzas Públicas, gestionó el crecimiento económico; entre 2005 y 2019, el PIB per cápita aumentó como ningún otro en Latinoamérica.

En las últimas elecciones, el MAS ganó no solo ampliamente con Arce sino, también, 21 de los 36 senadores y 75 de los 130 diputados superando sus resultados de 2019.

Bolivia y Ecuador tienen sus propios contextos y sistemas políticos; sin embargo, la experiencia boliviana tiene algunas lecciones como el rechazo a las maniobras institucionales, la influencia de la situación económica, la antipatía ante el sacrilegio de los símbolos de las mayorías y la importancia de la acción colectiva sobre los liderazgos. (O)

Contenido externo patrocinado