El Telégrafo
El Telégrafo
Ecuador/Vie.7/May/2021

Política

Tendencias
Historias relacionadas

Deportistas: una batalla por tener las mismas oportunidades

08 de marzo de 2020 00:00

Las deportista ecuatorianas y del mundo demuestran que la fragilidad física de las mujeres es un mito, herencia de un orden patriarcal. Es así que la práctica deportiva femenina se convierte en una lucha por la igualdad de género y de oportunidades.

Deconstruir la idea de que las mujeres por naturaleza tienen inferioridad física frente a los hombres en el deporte es un trabajo que aún llevará su tiempo. Pues todavía es común escuchar esas aseveraciones pese a que en el mundo hay una lista larga de destacadas deportistas que demuestran lo contrario. Ecuador tiene talentosas atletas que se han ganado una posición en el pódium y han dejado huellas adentro y fuera del país.

Alexandra Escobar, Seledina Nieve y Neisi Dajomes, levantadoras de pesas, han demostrado que la fuerza no es algo que les compete exclusivamente a ellos. Ellas han estado presentes en eventos internacionales con una destacada participación. Escobar, por ejemplo, participó en juegos olímpicos, mundiales, panamericanos, sudamericanos y bolivarianos.

Las mujeres ecuatorianas tienen determinación para enfrentar nuevos retos en el deporte. Como la nadadora Samantha Arévalo, quien desafió la hipotermia en la final de los Juegos Bolivarianos 2013 en los 10 kilómetros de aguas abiertas. Obtuvo oro en esa ocasión. O Glenda Morejón, que a su corta edad (17 años) fue campeona mundial en los 5.000 metros marcha en el Campeonato de Atletismo realizado en Kenia en 2017. Desde entonces ambas han logrado varias preseas.

No puedo dejar de mencionar a la selección femenina ecuatoriana que llegó al mundial en 2015.

A más de una ecuatoriana nos llenó de ilusión ver por primera vez a nuestras representantes en canchas internacionales, una muestra de que con constancia las mujeres pueden lograr lo que se proponen.

El liderazgo femenino no solo es reconocido como deportistas dentro de la pista, cancha o piscina, sino también desde el banquillo como estrategas. Paulina Pino, de 29 años, es la entrenadora más joven de la Superliga Femenina de Fútbol. Es la directora técnica del Deportivo Cuenca femenino.

En este ámbito resaltan más nombres como Marlene Ayala, del Barcelona femenino; Wendy Villón, de El Nacional; y Vanessa Arauz, que fue adiestradora de la selección femenina de Ecuador y hoy dirige al Colo Colo de Chile. Arauz tiene un récord Guiness por ser la estratega más joven de un equipo de fútbol en un mundial. (O)