De epidemias y otras hierbas venenosas (I)

- 21 de julio de 2020 - 00:00

Hace 2500 años el concepto emergió. Epidemiosis en griego se parte en dos fracciones lingüísticas: Epi, sobre y demos, gente.

Los autores griegos Homero, Sófocles, Platón, Jenofonte la mencionaron. Hipócrates en el año 430 a.C. la describió en términos médicos. Epidemias como tos de invierno en la isla de Kos y como diarreas de verano en varias islas griegas.

Epidemia en cuanto concepto ha sufrido una evolución semántica. Como plaga de una enfermedad transmisible en la Edad Media. Pasteur y Koch ataron las epidemias a través de los microbios.

El villano fue atribuido con ingredientes de magia y susto a la falta de devoción religiosa y al pecado, al agua contaminada, en el caso del cólera, o la falta de lavado de manos de médicos y personal de salud en la fiebre puerperal.

Modernamente, se la describe como una expansión de un clon, complejo clónico, bacteria o virus.

En el siglo XX se aplicó el concepto de epidemia a enfermedades no infecciosas como cáncer, obesidad, diabetes.

Suicidios en serie en varias partes del globo han sido calificados como epidemias.

Siempre hubo un culpable, que Virchow ya se encargó de reducir al absurdo: no es el bacilo de Hansen que produce la lepra, tampoco el bacilo de Koch la tuberculosis, sino que ellos, los microbios en general, son los mensajeros que se ceban en la pobreza, la miseria, la mala nutrición o la calidad de vida. Hay sin duda enfermedades asociadas a las clases sociales.

El anticipado sabio ecuatoriano Eugenio Espejo -antes de Lister o Pasteur- escribió sobre su intuición de que los atomillos invisibles provocaban las viruelas en un trasfondo de miseria colonial.

Una pandemia, sin embargo, no anda escogiendo si sus víctimas se ubican en la clase media, baja o alta.

Tampoco respeta monarquías, gobernantes y sus élites.

El príncipe Carlos, heredero de la corona británica, el primer ministro de esas mismas islas y eximperio, Boris Johnson, las esposas de los mandatarios Bolsonaro y Trudeau de los enormes Brasil y Canadá, en su fichaje reportaron positivo para la COVID-19, 2020. (O)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto:
Medios Públicos EP