El personaje

La clave en el liderazgo de los sectores estratégicos

Jorge Glas participó en la construcción de las hidroeléctricas que erradicaron los apagones y llevó al país a exportar energía.
20 de mayo de 2017 00:00

Que Ecuador tenga independencia energética es una de las obras insignes de los 10 años de Gobierno. Uno de los artífices de este logro es Jorge Glas, vicepresidente actual y reelecto para el siguiente periodo.

Desde 2007 se vinculó al extinto Fondo de Solidaridad que tenía a su cargo las eléctricas. Luego fue ministro de Telecomunicaciones y de ahí pasó a coordinador los Sectores Estratégicos. En 2013, por elección popular, fue el compañero de fórmula de Rafael Correa. Seguirá como vicepresidente por cuatro años más junto a Lenín Moreno.

El cambio en los sectores estratégicos es innegable, recalca Iván Rivera, director del Programa de Gobernabilidad, Gerencia Política y Gestión Pública de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol). Lo primordial en este trabajo fue delinear ejes que establecieron prioridades.

“La soberanía energética es como el corazón de los sectores estratégicos. Solo en dos  años sumó una inversión de $ 5.800 millones”, dijo el catedrático. Gracias a esta obra a los ecuatorianos olvidaron los apagones y ahora exportan energía.

El trabajo en este sector no solo ha generado ahorro al Estado sino que, además, evita la contaminación. En un enlace ciudadano, en marzo pasado, se informó que el país pagaba $ 500.000 diarios  a las barcazas que almacenaban combustible, que pertenecían a empresarios privados.

El presidente de la República saliente, Rafael Correa, señaló en varias ocasiones que los jóvenes no recuerdan cómo eran las empresas eléctricas, Correos del Ecuador, las telefónicas. Todas esas instituciones fueron modernizadas.

Reymont Castillo, del Colegio Regional de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos del Litoral (Crieel), destacó que la labor de Glas ha sido determinante.

Trabajó en la constitución de empresas públicas eficientes, como la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL), que ahora tiene un patrimonio de $ 1.323 millones.

Lo mismo sucedió con las antiguas Pacifictel, Andinatel y Alegro, hoy fusionadas en la Corporación Nacional de Telecomunicaciones (CNT), empresa pública que duplicó los ingresos, alcanzando $ 916 millones hasta 2015.

Las cifras favorecen a la gestión. Por ejemplo, los ingresos en el sector eléctrico crecieron de $ 847 millones en 2006, a $ 1.800 millones en 2015. A ello se suma el incremento en más de 10 veces de la inversión, pasando de $ 900 millones a $ 9.550 millones desde 2007 a 2015.

Los analistas coinciden en que la ruta para la industrialización está trazada y Glas es pieza fundamental. En el nuevo periodo permanecerá al frente del Comité de Reconstrucción que trabaja en las zonas afectadas por el terremoto del 16 de abril de 2016. (I)

Contenido externo patrocinado