Cárcel de Latacunga

Un centro donde se garantiza la reinserción social

- 20 de mayo de 2017 - 00:00

Desde 2014, el Centro de Reclusión Social Cotopaxi es ejemplo de rehabilitación a través de modelos educativos y laborales.

La principal meta del actual sistema penitenciario es garantizar la rehabilitación social de personas en conflicto con la ley, y, por consiguiente, que tengan una exitosa reinserción. Este objetivo se cumple a cabalidad en el Centro de Rehabilitación Social (CRS) de Cotopaxi.

Esta unidad carcelaria forma parte del nuevo modelo de gestión penitenciaria que empezó a ser aplicado en febrero de 2014 por el Ministerio de Justicia, Derechos Humanos y Cultos.

Y es que las antiguas cárceles del país no cumplían con las condiciones mínimas para la rehabilitación social de las personas privadas de la libertad (PPL).

Infraestructura deficiente, inseguridad, mala alimentación, atención sanitaria limitada, inadecuados controles de ingreso a los centros y otros aspectos eran algunas de las características de las viejas cárceles.

Estas graves deficiencias quedaron atrás en 2008. Ese año, como parte de la reforma a la Constitución, en el artículo 35 se incluyó entre los grupos de atención prioritaria a las PPL, junto con adultos mayores, niños, mujeres embarazadas y otros.

Esto último dio luz verde a un cambio estructural de todo el sistema. El CRS Cotopaxi, ubicado a las afueras de Latacunga, a fin de cumplir con la recomendación de sacar todas las cárceles   de las urbes, es un ejemplo nacional de rehabilitación y reinserción a través del plan ‘Cero Ocio’, el cual contempla actividades laborales, educativas, salud y vínculos familiares. Fruto de ello más del 90% de los internos se encuentran estudiando la primaria, secundaria o universidad en el CRS.

Además en los últimos 2 años un PPL se graduó de abogado, otro consiguió el título de sicólogo, se han incorporado dos promociones de educación secundaria, y existe un grupo musical activo y talleres en los que se elaboran muebles y demás insumos de oficina.

El centro tiene pabellones de mínima, mediana y máxima seguridad para hombres y para mujeres. A inicios de 2014 empezaron a llegar PPL de la Sierra centro y del norte del país. Tiene capacidad para 4.800 internos.

La obra costó $ 95 millones, cuenta con talleres de mecánica, carpintería, textil, inducción musical, etc.

Ledy Zúñiga, titular del Ministerio de Justicia, Derechos Humanos y Cultos, explica que “otra de las importantes metas que se ha logrado en el CRS Cotopaxi con el nuevo modelo penitenciario es la democratización de las relaciones de convivencia en los centros de privación de libertad”. Para ello —agrega— la administración central no solo ha invertido en una moderna y eficiente infraestructura, sino también ha incluido en el sistema nacional de rehabilitación un cuerpo colegiado, en el que intervienen diversas carteras de Estado, entre ellas las de Cultura, Educación y Salud. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Tags:
Enlace corto:
Medios Públicos EP