Yadira Aguagallo: “Nos preguntamos por qué la Fiscalía no colabora con la CIDH”

- 03 de noviembre de 2018 - 00:00
Yadira Aguagallo. Pareja de Paúl Rivas, fotógrafo asesinado.
Foto: Mario Egas / El Telégrafo

El informe de la CIDH sobre la muerte de los tres periodistas reveló que en Ecuador no hay avances.

Tras siete meses de investigaciones, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) hizo público el primer informe del Equipo de Seguimiento Especial (ESE), encargado de indagar el secuestro y asesinato del periodista Javier Ortega, el fotógrafo Paúl Rivas y el conductor Efraín Segarra.
 
El ESE revisó -por separado- los procesos de investigación de las fiscalías de Colombia y de Ecuador ¿Cuáles son los avances?
Entendemos que para la CIDH no ha sido fácil el acceso a la información y la documentación que maneja la Fiscalía ecuatoriana. La pregunta que nos salta a la mente -como familiares- es por qué esa instancia no colabora con un organismo internacional, si cuando la ESE empezó a trabajar, en julio de este año, el Estado nacional se comprometió a dar todas las facilidades para la investigación del caso, pero no lo ha hecho. Tres meses después nos damos cuenta que ese compromiso no existió nunca.

¿Esto también pasó con la Fiscalía colombiana?
Nos llama mucho la atención que la CIDH exhorta la colaboración entre los dos países y sus fiscalías, porque ese fue un compromiso que asumieron las dos naciones en las reuniones de trabajo. Sin embargo, parece que entre Ecuador y Colombia hay colaboración para otros temas, menos para esclarecer el asesinato de Javier, Paúl y Efraín. En Colombia se registran avances. Se realizaron capturas, se localizó el sitio en el que estaban sepultados y se dio la repatriación de sus cuerpos.   

El informe recomienda que se amplíe la línea de investigación hasta los agentes de frontera. ¿Este fue uno de sus pedidos?
Este es uno de los puntos que más rescatamos del documento. La Fiscalía debe indagar las posibles responsabilidades de agentes estatales, tanto en la prevención como en el manejo del secuestro del equipo periodístico.

¿Qué se viene ahora?
La exigencia de respuestas. El Estado ecuatoriano no puede seguir optando por el silencio como lo ha hecho desde el principio. Hasta ahora no tenemos ninguna respuesta o reacción de las autoridades con respecto al informe de la CIDH. Está previsto que el 22 de noviembre el ESE se reúna en Quito. (I)