Fernando Villavicencio insulta a periodistas de Diario El Telégrafo (AUDIO)

08 de enero de 2014 - 00:00

Fernando Villavicencio Valencia no escatimó insultos. Para buscar su versión sobre un juicio en el que fue sentenciado a 3 meses de prisión arremetió con frases injuriosas y ofensivas contra la jueza que lo condenó y contra el director de este diario, Orlando Pérez.

La única razón para consultarlo fue, como corresponde a los procedimientos profesionales y éticos de este oficio, contar con su versión, pero sin más lanzó una andanada de injurias que han quedado grabadas y constan en los archivos de EL TELÉGRAFO por si él, como amenazó, nos quiere enjuiciar.

Todo empezó porque el fiscal general, Galo Chiriboga, en la entrevista publicada ayer, mencionó que Villavicencio no es la primera vez que está involucrado en un juicio.

Documentos judiciales  revelan que no es la primera vez que el ‘experto petrolero’, como lo califica la prensa privada, se ve implicado en juicios e investigaciones, pues en 2008 fue sentenciado por el delito de injuria y nunca cumplió la pena.

Villavicencio, quien  laboró en Petroecuador desde 1996 como comunicador social,  se hizo sindicalista y  fue despedido en 2000, en el gobierno de Jamil Mahuad. Fue dirigente de la Coordinadora de Movimientos Sociales y colaborador de diario El Universo y la extinta revista Vanguardia.

En 2012, en entrevista con EL TELÉGRAFO, Villavicencio resaltó que considera que diversos gobiernos lo han perseguido por ser un ‘nacionalista’ que defiende intereses del Estado. “Yo fui despedido por la derecha, por el gobierno al que derrocamos,  de Mahuad. Luego fui perseguido por Gustavo Noboa por denunciar que entregó el Campo (petrolero) Palo Azul a los Isaías (exbanqueros), porque presenté la denuncia en la Comisión de Control Cívico, porque fui asesor del vicepresidente del Congreso de ese entonces, Antonio Posso, y fundé Pachakutik. Por eso, porque he estado vinculado a movimientos sociales”.

La condena y sus otros juicios

Fernando Villavicencio jamás se ha referido a la sentencia que pesa en su contra por el delito de injurias, cuya acusación particular fue presentada por Gonzalo Ignacio González Galarza, abogado de la petrolera brasileña Petrobrás. Su delito radicó en una publicación periodística denominada ‘Ecuador peaje global: ¿De la hegemonía de USA a la hegemonía de Brasil?’.

En dicha publicación, según consta en la providencia, “con los más burdos epítetos e injurias acusó a la empresa de ilegalidades y corrupción en el trámite de calificación de común del campo Palo Azul y de la transferencia de acciones o derechos y obligaciones que se han dado en los bloques 18 y 31. Afirma que esta empresa compra el silencio de actores sociales y políticos, incluso de los más radicales... que el aceite compra todo no solo que la publicidad de Petrobrás decora los principales medios de información de Ecuador, Argentina, Bolivia y Brasil, y de que actúa con la ayuda de pandillas criollas y sin autorización del Estado ecuatoriano”.

La grabación de los insultos proferidos por el exsindicalista consta en el archivo de este Diario.En la acusación particular de González también consta que Villavicencio, quien antes y ahora asegura ser perseguido político, sin ningún fundamento acusa de que “un gran número de funcionarios que, en una o en otra forma, han intervenido en el trámite de calificación de común del campo Palo Azul y de la transferencia de acciones o derechos y obligaciones que se han dado en los Bloques 18 y 31, que revelaría la intención de todo el aparato del Estado, durante varios gobiernos, disímiles entre sí, pero confabulados todos en perjudicar al Estado a favor de Petrobrás, incluyendo a los expresidentes Gustavo Noboa, Lucio Gutiérrez, Alfredo Palacio y el actual mandatario Rafael Correa...”.  

El 10 de julio de 2008 el Juzgado Séptimo de Garantías Penales de Pichincha, dentro de la causa No.0001-2008, condenó a Villavicencio a 3 meses de prisión correccional, $ 12 de multa y $ 300 por concepto de honorarios del abogado del denunciante. En la providencia, el juez  ordenó remitir el oficio respectivo a la Policía Judicial para que proceda a la inmediata localización y captura del sentenciado, lo cual no  se concretó porque al parecer se escondió. Villavicencio reapareció cuando vía judicial -el 28 de julio de 2011-  se declaró prescrita la pena y la multa impuesta en su contra.

El exsindicalista, nacido en la provincia de Chimborazo, desde hace más de 3 años asesora al asambleísta opositor Cléver Jiménez (Pachakutik), con sueldo de $ 2.200.

Según consta en la web  de la Corte de Justicia, contra Villavicencio pesan otros procesos, entre ellos: por el delito de injuria calumniosa y la no calumniosa grave en el Juzgado Décimo Cuarto de Garantías Penales, interpuesto en 2008 por Fabricio Correa Delgado; por el delito de rebelión en la Sala Penal de la Corte de Pichincha, interpuesto en 2006 por Hugo Unda; un juicio ejecutivo para el cobro de una letra de cambio que reposa en el Juzgado Vigésimo de la Civil, interpuesto en 2006 por Galo Valencia Gavilánez.     

Chiriboga defiende actuación  

El fiscal general, Galo Chiriboga, al ser consultado sobre si se violentó la ley al realizar el allanamiento del domicilio de Villavicencio e incautar evidencias, aclaró que lo que se hizo fue un acto urgente que buscaba las evidencias de un hecho posiblemente criminal y para evitar que desaparezca la evidencia o la persona.

Chiriboga confirmó: “No es el primer caso de Villavicencio, ya ha sido condenado por el delito de injuria y no fue en el gobierno de Correa. Fue condenado a 90 días de prisión, fugó o se escondió, dejó que prescriba la pena y después apareció”.

Ayer, al ser consultado vía teléfonica sobre por qué no cumplió la sentencia, Villavicencio arremetió contra el periodista y el Director de EL TELÉGRAFO: “¿Ustedes vieron el mandato constituyente de la Asamblea de Montecristi? Vayan a ver que me dan amnistía... Si ponen otra cosa los enjuicio... La Asamblea de Montecristi dio Amnistía a más de 300 perseguidos políticos, entre ellos yo, y la imbécil jueza (Lucrecia Mora) violando un mandato constituyente emitió sentencia. Estoy esperando que acabe este gobierno de mierda para enjuiciar a la jueza, a esa h... de p... Dígale eso a Orlando Pérez y no publique nada. Orlando Pérez es un pobre h... de p... que le pide que llame usted y váyanse a la mierda usted y todos los h... de p...”.

Así respondió a la solicitud hecha por un periodista de la redacción que recibió este y otros insultos más.

Advertencia: El siguiente contenido multimedia puede contener material sensible

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas:
Enlace corto: