Ecuador participó en reunión extraordinaria del PROSUR sobre covid-19

28 de agosto 16:45

América Latina concentra cerca del 25% de los casos de coronavirus a nivel mundial. Preocupados por esta amenaza y su impacto en la salud y la economía de la región, este jueves 27 de agosto se realizó una reunión extraordinaria de PROSUR, dirigida por Chile, que tiene la presidencia pro témpore del organismo.  Participaron en el encuentro Colombia, Guyana, Paraguay, Perú, Brasil, Ecuador; además de Bolivia como país observador y Uruguay como invitado.  

En representación del país, la vicepresidenta María Alejandra Muñoz marcó cinco líneas de acción en las que se debería trabajar para lograr la desaceleración de los daños ocasionados por el covid-19 y avanzar a la recuperación económica. Lo prioritario, la salud.  “Fortalecer nuestras capacidades para poder aprovechar todo aquello que tanto regionalmente como globalmente se está desarrollando” dijo la vicemandataria. 

Lo segundo, la protección social. “La buena noticia es que este grupo, PROSUR, ha generado más de 200 medidas de atención precisamente de protección social, en medio de toda esta coyuntura.  Pero en términos de protección social, en términos de hambre, de seguridad alimentaria y de visibilizar a los que menos tienen no hay esfuerzos que sea suficientes”.

Para la recuperación económica puso énfasis en la necesidad de acceso a líneas de crédito flexibles por parte de las multilaterales, especialmente a países de ingresos medios que no cuentan con el financiamiento para mantener a flote a las pequeñas y medianas empresas que son parte fundamental del tejido productivo.

Y por último hizo referencia a la cohesión social como estrategia para combatir a la pandemia.  La jornada finalizó con la suscripción de una declaración conjunta con trece puntos de acción, el más importante, el compromiso de cooperar como bloque para lograr el acceso universal, equitativo y oportuno de la futura vacuna contra el virus “reconociéndola como un bien público global”.  Adicionalmente, los países se comprometieron a favorecer la transferencia tecnológica para su producción local. 

Otros compromisos incluyen el actuar de manera coordinada para implementar los procesos de reapertura en las fronteras para el tránsito de personas, a través de un proceso migratorio ordenado, seguro y regular; fortalecer el trabajo concertado con el Sistema de Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud y continuar con el combate al crimen organizado transnacional que afecta a la reactivación económica de los países miembros. 

Finalmente, se acordó extender, excepcionalmente, la presidencia pro tempore de Chile hasta el 12 de diciembre de este año, fecha en la que se trasladará a Colombia.

La CEPAL proyecta que en América Latina y el Caribe, producto de la crisis, el número de personas en situación de pobreza se incrementarán en 45 millones adicionales y 28.5 millones en la pobreza extrema con riesgo de inseguridad alimentaria. (I)